Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

02 de Junio de 2016

Temática

Foto: La Tercera
Foto: La Tercera

Estudio revela optimista valoración de bienestar en el país, con una positiva percepción financiera pero también un desmesurado autobalance de salud.

Muchos estudios han revelado que el bienestar de las personas va estrechamente ligado al nivel socioeconómico: a mayor ingreso mayor satisfacción.

Imagen 1: Dos de tres dicen que su ingreso les alcanza para vivir cómodos

Es una de las variables que volvió a confirmar el Índice de Bienestar 2016, un estudio de Salcobrand, Gfk Adimark y la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes, que reveló que un 75% de los encuestados se reconoce muy satisfecho con su bienestar, cifra que contrasta según el nivel socioeconómico del entrevistado: en el nivel alto la proporción es de 73%, lo que en el nivel más bajo es de apenas 36%.  

Esta primera versión del índice se construyó sobre la base de tres variables: salud, finanzas y estilos de vida, cuyos valores promediados arrojan un índice general de satisfacción con la vida.

“Queríamos ver que tanto influía o incidía el factor finanzas, el tema de la empleabilidad y qué tanto el ingreso del hogar podría afectar el bienestar de las personas”, explica Matías Verdugo, gerente general de Salcobrand, sobre la razón de vincular la satisfacción de salud y bienestar general con finanzas, abordando los efectos del crecimiento económico y qué tan importante eran el aspecto económico para el bienestar de las personas. 

Índice de bienestar: más alto en Santiago que en regiones

Como un gran instrumento para comprender el nivel de satisfacción de las personas con diferentes dimensiones de su vida, califica la encuesta Roberto Méndez, presidente de Gfk Adimark. “Una de las principales revelaciones de este estudio es que quienes viven en Santiago sienten mayor bienestar que quienes habitan en regiones, al contrario de lo que se podría pensar por el ajetreado ritmo de la capital”, dice. 

Lo anterior, agrega Méndez, da cuenta del marcado centralismo y cómo éste influye en el acceso a diferentes elementos que determinan el bienestar de las personas. “Esta enojosa diferencia da cuenta de décadas de una visión extremadamente centralista”, indica. En Santiago un 78% de los encuestados se declara satisfechos, cifra que en regiones es de 72%.

“Para sorpresas de todos, esta sensación de bienestar general es más alta en Santiago, contrario a la tendencia actual de familias proyectando su vida en regiones en busca de una mejor calidad de vida”, agrega Matías Verdugo.

Una sensación de optimismo se desprende de los resultados. El 84% de las personas consultadas dice sentirse querida y otro 77% se declara feliz. Aunque en este ítem se aprecian diferencias entre hombres y mujeres: 81% de ellos se reconoce feliz, mientras en las mujeres ese porcentaje es de 73%. Diferencias de resultados  que también se observa en la satisfacción con su vida sexual, en que 73% de los hombres se reconoce satisfecho y el porcentaje para las mujeres es de 58%.

En los resultados destaca el porcentaje de personas que reconoce preocuparse por el aspecto espiritual en su vida, que alcanza el 64% (62% hombres y 66%). 

En el uso de tiempo libre la actividad con mayor preferencia es ver televisión (22%), le siguen estar en familia (14%), descansar (13%), estar con los hijos (12%), compartir con amigos (10%), dormir (8%), realizar deportes (7%), leer (5%), hacer quehaceres del hogar (4%), pololear (4%) y escuchar música (4%).

La principal red de apoyo es la familia (49%), tal como otras encuestas han revelado. 41% recurría ante una emergencia a su pareja o cónyuge y sólo 2% a los amigos.

¿Mayores preocupaciones? Los aspectos que les provocan mayor inquietud, señalaron los encuestados, son la salud (50%), el trabajo (36%) y las deudas (36%).

Índice de bienestar: El 58% dice tener hábitos alimenticios saludables

La investigación mostró que la gente en general tiene una autopercepción muy positiva de la salud. Un alto porcentaje declaró que cumple con las tareas que se propone realizar diariamente (79%) y dice sentirse con energía y ganas de hacerlas (63%), aunque muestra claras diferencias de género: sólo el 56% de las mujeres se declara en esta última condición contra el 70% de los hombres.

Esta positiva autopercepción de salud impulsa incluso al 74% a decir que come regularmente frutas y verduras y al 58% de tener hábitos alimenticios saludables, pese a que los índices de sobrepeso y obesidad en el país alcanza al 67% de la población según la última Encuesta Nacional de Salud.

De hecho, la mitad de los encuestados dice que su peso es el adecuado, pero la primera mención que hacen consultados sobre qué mejorarían de su estado de salud es mejorar el sobrepeso, lo que para Matías Verdugo, suena contradictorio, “pues dista mucho de la actividad deportiva que las personas hacen en su tiempo libre”, dice, y porque la televisión sigue siendo la principal opción de entretención.

El estado emocional también sigue siendo un tema relevante y preocupante. El 24% de los encuestados admite que ha consultado a un especialista por el manejo de las emociones. La encuesta muestra que las mujeres son las que más acuden al psicólogo (65% de quienes asisten a un especialista), mientras los hombres se inclinan por el psiquiatra (21%).

Y de los encuestados que acudió a un médico, el 76% reconoce que éste fue un psicólogo o un psiquiatra, muy por encima del médico general (13%) y el neurólogo (10%), los dos que le siguen en preferencias.

El 53% dice que se siente satisfecho con el actual sistema de salud, cifra que aumenta a 79% en los afiliados a isapres y a 49% en las que pertenecen a Fonasa.

Ricardo Espinoza, de la Facultad de Medicina de la U. de los Andes resalta la baja preocupación que existe por un chequeo preventivo de salud, “sólo el 50% de los encuestados declaró la realización de exámenes en este sentido, proporción que es mayor en mujeres que en hombres”.

Publicado en: 
La Tercera