Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

16 de Septiembre de 2015

Temática

Foto: NYUL, El Mercurio
Foto: NYUL, El Mercurio

Son quienes están en la etapa inicial, llamada prediabetes, que con un buen tratamiento podrían revertir su situación. Aunque no todos responden al cambio de hábitos ni a los fármacos. 

El conocimiento sobre la diabetes va en rápido aumento y ya no se habla solo de diabetes tipo 1 o juvenil y 2 o del adulto. Hace un tiempo se agregó la de tipo gestacional, que afecta a la mujer durante el embarazo. Pero hoy los investigadores dicen que entre los llamados prediabéticos, o sea, los que se encaminan a una diabetes tipo 2, no todos responden igual a los cambios en los estilos de vida ni a los fármacos.

"Hoy sabemos que un 25% de estos pacientes no tiene ninguna mejoría cuando se les indica hacer ejercicio, mientras que un 50% reduce notablemente su hígado graso, lo cual es muy positivo", dijo el doctor Hans-Ulrich Häring, profesor de Medicina Interna de la Universidad de Tûbingen, Alemania, y encargado de realizar la charla de apertura del congreso 51° de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, la mayor reunión global sobre esta enfermedad, que se realiza hasta el viernes en Estocolmo, Suecia.

Según el doctor Häring, se está investigando la razón de por qué algunos responden y otros no, ya que el ejercicio permite aumentar el gasto de energía y puede revertir esta enfermedad cuando está empezando. En los que no responden se está indicando realizar ejercicio más intenso y tomar algunos medicamentos.

Distribución de la grasa

Otro factor gravitante es la distribución de grasa, que está muy influida por la genética. Hay pacientes obesos o con sobrepeso cuya grasa está bajo la piel y es saludable, mientras que otros tienen su grasa acumulada dentro del abdomen, que es la dañina y es la llamada visceral. Hoy, con el uso de la resonancia magnética, se ha visto que esta grasa se acumula -entre otros órganos- en el hígado y en el páncreas. En este último produce inflamación y se altera la secreción de insulina.

"Está claro que la diabetes no es una enfermedad homogénea", dice el doctor Jaime Pérez Correa, endocrinólogo y diabetólogo de Clínica Santa María y asistente al congreso. "Además, habría una predisposición a esta enfermedad desde que el niño está en el seno materno", agrega.

Por eso, diferenciar a los distintos grupos de pacientes que van camino a hacer una diabetes es fundamental, ya que no todas las medidas que se pueden indicar resultan para todos.

"Hay que hacer el mayor esfuerzo posible para identificar a las personas con prediabetes, porque es una etapa en que podemos prevenir su avance. De lo contrario, van a tener una enfermedad que les va a durar toda la vida", dice el doctor Carlos Grant del Río, profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción, quien también estuvo presente en el evento.

En Chile, dice, se están haciendo grandes esfuerzos para identificar a tiempo a los prediabéticos y tratarlos para superar esta condición.

"Esto es importante porque no solo se previenen nuevos casos de diabetes, sino que también se evitan otras complicaciones, como son los infartos, el daño de riñón o la ceguera", explica la doctora María Cristina Escobar, asesora en Enfermedades Crónicas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Santiago, quien también asistió a Estocolmo.

Chile tiene el 80% de sus diabéticos mayores de 15 años diagnosticados, destaca Escobar, en circunstancias de que países como Dinamarca llegan solo al 60%. "El problema nuestro es que muchos de estos pacientes están en control, pero no están bien tratados. La mayoría no tiene bien controlada su enfermedad", advierte.

Se trata de una enfermedad prevenible, enfatiza el doctor Grant, cuyo diagnóstico es tan sencillo como hacerse una glicemia, examen que está disponible en los sistemas de salud público y privado.

Si bien las mujeres se lo hacen al iniciar sus controles del embarazo, el problema son los hombres, que no se toman el examen porque no se realizan el chequeo médico anual que deberían.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina