Publicado el

05 de Junio de 2017

Temática

El encuentro reunió a más de 100 docentes de la región,  quienes pudieron conocer la importancia de los hábitos de vida saludable en el desarrollo educacional de los niños.

Con el objetivo de concientizar a los docentes sobre la relevancia de la promoción de hábitos saludables en los establecimientos educacionales, la Fundación Chile Vive Sano realizó su primer seminario en Viña del Mar, titulado “Educación del siglo XXI: El impacto de la vida sana en el desarrollo escolar”.

La jornada, a la cual asistieron más de 100 profesores de la Región de Valparaíso, fue precedida por la presidenta de la fundación Chile Vive Sano, Cecilia Morel,  quien se encargó de dar la bienvenida a los asistentes y señaló la importancia de generar conciencia sobre este problema país.  Estamos frente a un problema grave y de carácter prioritario. Las enfermedades crónicas no transmisibles, cuyos principales factores de riesgo son precisamente la obesidad y el sedentarismo, están poniendo en jaque nuestro bienestar y desarrollo, pues representan el 80% de la carga de salud pública en Chile y además afectan con mayor fuerza a las mujeres y les sectores más vulnerables”, afirmó.

Daniela Godoy, Máster en Salud Pública de la Universidad de Nueva York y ex coordinadora del Programa Elige Vivir Sano enfatizó la importancia de conocer el valor nutricional de los alimentos, enseñarle a los niños a comer de forma adecuada, a distinguir las señales del cuerpo y a encantarlos por los alimentos saludables. “La escuela es el lugar privilegiado para promocionar la salud y los hábitos alimenticios en los niños. Es en la escuela donde se forman los hábitos, por eso es clave que como educadores seamos conscientes de la tremenda tarea que tenemos por delante, para revertir la realidad actual de la obesidad de niños en Chile”, afirmó.

Raúl Urbina, kinesiólogo y gerente técnico de B-Active, agregó que los establecimientos educacionales deben ofrecer una amplia gama de actividades extra-programática para fomentar la práctica deportiva regular en los alumnos.La actividad física implica beneficios metabólicos y sociales, al aprender a jugar con otros y a respetar reglas, aprender a manejar el triunfo y la derrota, el respeto al adversario y a resolver conflictos. También hay beneficios que están directamente relacionados con el funcionamiento del sistema nervioso, ya que aumenta la circulación sanguínea, facilitando que el cerebro trabaje y aprenda”.

Finalmente, Daniela Casanello, PhD y directora de EcoPlan, señaló que el juego es una de las principales herramientas educacionales, y que a través de la naturaleza los niños pueden aprenden de forma mucha más consciente y sana. “Motivar a los niños a que aprendan a través de la naturaleza es una forma mucho más sana y efectiva de lograr transmitir los conocimientos, además de ayudarlos a desarrollar sus sentidos y su relación con el entorno”.

El encuentro, que se llevó a cabo en los salones del Hotel O´Higgins de Viña del Mar,  buscó motivar a los docentes y directivos a revertir las alarmantes cifras de obesidad y sobrepeso que afectan a los estudiantes y que alcanzan al 52% de los alumnos de kínder y al 51,2% de primero básico, según el Mapa Nutricional de la Junaeb 2016. Fue una instancia de discusión sobre la promoción de la práctica actividad física regular y la alimentación equilibrada durante la etapa escolar, además del contacto con la naturaleza y la vida en familia, debido a su impacto en el desarrollo académico, físico, psicológico y social de los niños.