Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

23 de Mayo de 2017

Temática

Licencia Creative Commons / Wikipedia Commons
Licencia Creative Commons / Wikipedia Commons

Ni más suaves ni menos peligrosos. Por el contrario, ahora una investigación demostró que los cigarrillos light son más riesgosos para la salud que los normales.

El estudio del Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio demostró que el consumo de estos cigarrillos contribuye al aumento de un tipo de cáncer de pulmón conocido como adenocarcinoma. Este tumor es hoy el más frecuente en Estados Unidos, mientras que los demás van en disminución.

La explicación estaría en las perforaciones que contienen estos cigarrillos cerca del filtro, los que hacen que el tabaco se queme de manera más lenta y a menor temperatura. Esto facilita que el humo tenga niveles más altos de toxinas y sustancias que producen cáncer. Además, al ser más liviano es capaz de alcanzar zonas más profundas de los pulmones.

Agujeros peligrosos

El estudio se realizó con fondos del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. y la FDA, y en él participaron cinco centros de investigación sobre el cáncer.

Los resultados de estos análisis confirman lo que los investigadores sospechaban desde hacía años y que contradice lo que afirma la industria del tabaco respecto a que los cigarros light son menos dañinos.

"Estos cigarrillos fueron diseñados para engañar a los fumadores y a los responsables de la salud pública", dice el doctor Peter Shields, de la U. Estatal de Ohio y uno de los principales autores del estudio publicado en la revista del Instituto Nacional del Cáncer.

"El análisis de nuestros datos sugiere claramente una relación entre el número de agujeros agregados a los filtros de cigarrillos, y un incremento de la frecuencia de adenocarcinoma pulmonar en los últimos 20 años", sostiene el investigador.

Con estos cigarrillos, además, la persona al sentir el humo más liviano aspira más profundo y con más frecuencia, lo que aporta más tóxicos "en forma de partículas finas que llegan a las partes más profundas de los pulmones, donde se desarrollan más a menudo los adenocarcinomas", agrega Shields.

Las reglamentaciones en vigor en EE.UU. y en Chile prohíben a las tabacaleras colocar en los paquetes de cigarrillos y en los anuncios las palabras "light" y "bajo contenido de alquitrán".

Pero los investigadores creen que los resultados de su último estudio deberían conducir a que la agencia de Estados Unidos que supervisa los alimentos y medicamentos, la FDA, regule o incluso prohíba totalmente los filtros con perforaciones.

La doctora Verónica Iglesias, académica de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, considera que este es un estudio interesante, porque revela más información que durante mucho tiempo han ocultado las tabacaleras.

En todo caso, ella destaca que todo humo ambiental es dañino, sea del tipo de cigarrillo que sea.

"En 2013 hicimos un estudio en Santiago con escolares de entre seis y ocho años, y encontramos que el 40% tenía nicotina incorporada en su pelo", advierte esta investigadora. Es decir, era nicotina que ingresó al organismo del menor, se metabolizó, y quedó depositado en su pelo.

Para la doctora Lidia Amarales, magíster en Salud Pública y directora de la Fundación Respira Libre, las palabras "light", "suave" o "ligero" son solo publicidad engañosa. "No hay un cigarrillo que produzca menos daño a la salud, aunque sean más suaves o los enmascaren con distintos sabores", explica.

Ella advierte que ahora lo que se busca en Chile es que el tabaco no tenga aditivos, como mentol, chocolate y zumos vegetales, entre otros, "porque se trata de una estrategia de la industria para iniciar en el consumo a los más jóvenes y las mujeres, especialmente".

Publicado en: 
Sebastián Urbina / El Mercurio