Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

26 de Febrero de 2016
Foto de La Tercera
Foto de La Tercera

Algunas investigaciones relacionan su uso con fallas en el metabolismo de las personas que los consumen.

El azúcar causa daño a la salud y se debe evitar su consumo, de eso nadie duda. Pero, los endulzantes artificiales, principal producto de reemplazo del azúcar, también están siendo cuestionados por algunos estudios.

Varias investigaciones han mostrado que quienes consumen bebidas con edulcorantes terminan por subir de peso en el largo plazo.

Un estudio de la U. de Washington plantea que los endulzantes artificiales pueden modificar la forma en que el cuerpo maneja el azúcar. Para probarlo, seleccionaron a 17 personas obesas mórbidas sin diabetes y las dividieron en dos grupos: unas bebieron sucralosa y luego agua con azúcar y el otro, sucralosa y agua. ¿El resultado? Los primeros, llegaron a niveles más alto de glucosa e insulina en la sangre, lo que según los investigadores demuestra que los edulcorantes tienen efecto cuando las personas consumen también azúcar.

Rinat Ratner, nutricionista de Clínica Alemana, dice que las personas que no bajan de peso, aun cuando reemplazaron el azúcar, se debe a que a veces se confían y lo compensan con más arroz o más pan o bien, creen que porque un producto es light pueden comer el doble.

La nutricionista de Clínica Santa María, Bernardita Vignola, cuestiona la validez del estudio de la U. de Washington, porque afirma se hacen sobre una muestra pequeña de individuos. “Nada de esto está comprobado. Sí sabemos, porque está muy estudiado y durante mucho tiempo, es que si una persona que quiere bajar de peso, saca el azúcar de su dieta y realiza cambios de hábito, reduce su peso corporal. Si agrega ejercicio físico, baja más”, dice.

Revisiones bibliográficas, de estudios grandes, con miles de personas, muestran que los endulzantes que hoy están en el mercado no producen cáncer ni tampoco están relacionados con ganancia de peso, añade.

Según Ratner, cada endulzante tiene características y propiedades diferentes por lo que hay que saber elegir. “Sucralosa y stevia son más estables en alta temperatura por lo que se puede cocinar con ellas. El aspartamo y la sacarina se pueden utilizar en preparaciones frías, pero las personas que sufren de jaqueca y fibriomialgia deben evitarlo porque exacerba el dolor”, dice.

También es importante fijarse en la dosis máxima recomendada y añade que aunque es muy difícil llegar al límite de la recomendación (una persona adulta puede consumir hasta 75 yogur light para llegar a ella), es mejor combinar los endulzantes y para algunas situaciones usar aspartamo, en otras stevia y también sucralosa.

Ambas nutricionistas coinciden en que los niños, no deben ingerir endulzantes antes de los dos años. Los sabores son aprendidos, por lo que no es necesarios endulzar ni con azúcar ni edulcorantes sus comidas.

 
Publicado en: 
La Tercera por Cecilia Yáñez