Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

27 de Enero de 2016

Temática

Foto: Reuters / Mike Segar / El Mercurio
Foto: Reuters / Mike Segar / El Mercurio

El 64% reconoce a su smartphone como artículo de primera necesidad, por sobre el computador.

En los colegios, los profesores han tomado la determinación de exigirles a sus alumnos que dejen sus celulares en una canasta antes de entrar a clases, mientras que en restaurantes, amigos y parejas han establecido un "juego" de que quien toma primero su smartphone paga la cuenta.

Lo anterior son solo síntomas de la adicción o "nomofobia" ( no mobile phobia , en inglés, o estar sin celular, en español) que sufrirían a diario los chilenos. Sin ir más lejos, un estudio elaborado por Adimark, en conjunto con Entel, dejó en evidencia ayer esta nueva tendencia.

Así, por ejemplo, el 64% de los connacionales reconoció que el smartphone es el objeto tecnológico más importante, desplazando al computador y televisor, aparatos que recibieron el 25% y 5% de las preferencias, respectivamente. En este caso, son las mujeres quienes más priorizan el celular, con un 76%, frente al 53% de los hombres.

En este sentido, el 69% reconoció usar cotidianamente el celular en el baño y el 42% cuando come. Además, el 39% no tiene pudor en utilizarlo para revisar mensajes de Facebook o Whatsapp durante una misa o funeral y el 22% declaró usarlo mientras asiste al doctor o al psicólogo.

En tanto, el 44% usa el teléfono mientras camina, el 27% lo manipula solo en las luces rojas del semáforo y el 15% reconoció que lo usa mientras conduce.

Para el psicólogo y académico de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica, Álvaro Vergés, la ansiedad por revisar el celular a cada minuto podría deberse a múltiples factores, como cuadros de ansiedad o aburrimiento. El psicólogo explica que estudios han encontrado una sintomatología similar al síndrome de abstinencia cuando una persona no puede manipular una red social.

En esta línea, el 57% volvería a su casa a buscar el celular si es que se le quedara, aunque esto implicara llegar tarde a una reunión social. Asimismo, el 49% regresaría por el smartphone aún cuando tuviera que llegar puntual a estudiar o a trabajar, todo con el objetivo de no sentirse "solo".

Incluso, el 55% preferiría que se le queden las llaves en la casa antes que se quede el teléfono. El 31%, en tanto, elige -si tuviera que hacerlo- que se le quedara la billetera. El 22% prefiere dejar olvidadas las llaves y la billetera antes que su aparato móvil.

"Estos datos muestran una diversidad de situaciones que si bien algunas estarían dentro de lo normal, otras escapan a lo más patológico. Uno podría incluso pensar que hay gente que se dedica a manipular juegos de azar en el smartphone , entonces el celular sería una expresión, un medio con el que se expresa una patología", añade Vergés.

Según señala Katherine Matorell, directora de sustentabilidad y comunidades de Entel, "nunca la conectividad tecnológica te puede alejar de la conectividad real, que es la familia, los amigos... creemos que vivir mejor conectados es saber manejar lo tecnológico, sin perder el entorno

Publicado en: 
El Mercurio por Lucía Adriasola