Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Marzo de 2016

Temática

Foto: El Mercurio
Foto: El Mercurio

Deberían estar en la primera línea de la alimentación de las personas. Esto, porque el alto poder antioxidante -o antienvejecimiento- de los llamados superalimentos, los hace indispensables para gozar de una buena salud y retardar el deterioro que sufre el organismo con el paso de los años.

En el último tiempo, la ciencia ha venido aportando más y más evidencia sobre el efecto positivo de estos alimentos. Por ejemplo, esta semana, en la reunión anual de la Sociedad Americana de Química, en San Diego, California, se destacó la protección contra el deterioro cognitivo que brinda el arándano azul, según pruebas realizadas con mayores de 68 años que estaban en riesgo de desarrollar alzhéimer.

"Nuestros hallazgos corroboran lo que decían estudios preliminares, agregando evidencia de que este fruto tiene un beneficio real en mejorar la memoria y las funciones cognitivas de las personas mayores", dice Robert Krikorian, quien dirige el equipo que investigó el tema, de la Universidad de Cincinnati.

"En Chile tenemos el privilegio de poseer algunos de los berries con mayor potencia antioxidante, como es el caso del calafate. Esto es algo que no debemos desaprovechar", dice el doctor Diego García, biotecnólogo y magíster en Nutrición y Metabolismo, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Se trata de alimentos que permiten prevenir el daño de las neuronas y mejorar su funcionamiento. Estas ventajas hacen que estos productos sean muy demandados en el mundo.

Algo similar a lo que sucede con el maqui, que crece en el sur del país. Este fruto "tiene una demanda internacional muy alta, que no se puede cubrir", dice la agrónoma alemana Hermine Vogel, quien trabaja en la Universidad de Talca en un proyecto para optimizar el cultivo de este alimento. A fines del siglo XIX, este fruto ya se exportaba a Europa, donde los franceses lo usaban para teñir sus vinos "y hacerlos más tintos", agrega Vogel. Hoy se vende en polvo en algunos supermercados, para agregarlo al yogur o a los postres.

Pero más allá de los berries, hay varios cultivos que integran esta categoría especial de alimentos, como sucede con la quínoa, la chía, las nueces y el cacao, que son productos que los especialistas consideran un gran aporte a una dieta saludable.

"Sobre la quínoa, en el mundo se han realizado varias investigaciones que demuestran que disminuye la hipertensión, reduce la inflamación y previene algunos tumores", dice el agrónomo Francisco Fuentes, doctor en ciencias silvoagropecuarias de la Universidad Católica. Estas propiedades se deben a que es un alimento rico en varios antioxidantes de la familia de los flavonoides.

"Si bien tiene menos poder antioxidante que el maqui, por ejemplo, si se le compara con sus competidores que son el arroz, el trigo y el maíz, es lejos superior, además de aportar gran cantidad de proteínas de alta calidad", añade.

También el cacao

En el caso del cacao, según el doctor Hernán Speisky, académico del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la U. de Chile, se trata de un alimento que cuenta con sólida evidencia de la relación entre los antioxidantes que posee y los beneficios que aporta para la salud. Entre ellos se cuentan la reducción de la presión sanguínea, la prevención en la formación de coágulos, con lo que protege contra los infartos cardíacos y cerebrales. También tiene un efecto antiinflamatorio. Por esto, "la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria lo reconoce como un alimento particularmente saludable", dice el doctor Speisky.

El doctor Pedro Prieto-Hontoria, magíster en Nutrición y Metabolismo de la Universidad de Navarra y colaborador científico del programa Revolución Saludable de Fundación Chile, reconoce el aporte nutritivo que hacen estos alimentos, pero recalca que "la salud se consigue con una alimentación variada, que incluya abundantes frutas y verduras, cereales integrales, grasas saludables como las de la palta, el aceite de oliva y el salmón".

Al momento de dar consejos específicos, este profesional sugiere consumir quínoa o teff (planta cuya semilla es semejante al cereal) dos veces por semana, por el alto aporte de proteína de calidad; consumir cuatro o cinco nueces al día, por su aporte de grasas saludables, y cacao en su mayor grado de pureza, al menos de 80%, por su alto contenido de antioxidantes.

Otros destacados

El doctor Pedro Prieto-Hontoria dice que también se conocen como superalimentos los cereales como el teff, las raíces como la maca y el jengibre, vegetales como el kale, frutas como las bayas de goji y camu camu, semillas como la chía, lino, cáñamo o alpiste, microalgas como la espirulina o la clorella, así como diferentes tipos de té.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina