Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

11 de Julio de 2015

Temática

El experto advierte que el gobierno debería considerar el costo en salud pública que implicará un aumento del consumo. 

El doctor Raúl Schilkrut es considerado una eminencia en el tratamiento de las adicciones. Y antes de la entrevista repite varias veces la palabra "alarma". Advierte que hay riesgo ante el proyecto de legalización del autocultivo de marihuana que esta semana se aprobó en general en el Congreso.

El siquiatra -quien dirige un centro que lleva su nombre, dedicado a tratar adicciones- afirma que no es el único preocupado: "Así lo han expresado sociedades científicas, pediatras y psiquiatras. No estamos de acuerdo, porque esta ley va a aumentar la oferta de marihuana en medio de una 'epidemia' de uso juvenil e infantil. El consumo está comenzando, según las estadísticas, en octavo básico".

-¿Por qué podría incentivar el consumo?

-Se sabe que al aumentar la oferta y liberalizarla se produce ese aumento de consumo y, paralelamente, disminuye la conciencia sobre los riesgos de la marihuana. Los jóvenes van a pensar, y sus padres también, que si el Parlamento está aprobando esto, si el Estado de Chile le está dando su respaldo, significa que la sustancia es más o menos inocua. Cuando disminuye la conciencia del riesgo se sabe que aumenta el consumo de drogas.

-Casi paralelamente a la votación que aprobó en general el autocultivo se aumentaban las restricciones para la presencia de marcas en cajetillas de cigarrillos, así como el uso de aditivos como menta o vainilla en ellos. ¿Ve una relación entre ambos fenómenos?

-Me parece sumamente contradictorio porque los riesgos físicos a largo plazo son similares. Y el riesgo que corre el joven de disminuir su rendimiento, de disminuir su motivación, de dificultar la maduración de su personalidad, es mayor con la marihuana que con el cigarrillo. Pero no se trata de decir cuál es más grave o menos grave.

-El director del Senda, Mariano Montenegro, ha planteado los riesgos que podría tener una legislación como esta en términos de la salud pública.

-Él tiene que preocuparse del problema de salud pública que se genera con el consumo de droga. Con las cifras que tenemos últimamente, en las cuales hay un aumento casi al doble en el consumo de marihuana, entonces naturalmente está llamando a la alerta de lo que va a significar como problema de salud pública. Va a aumentar la cantidad de pacientes, va a aumentar la carga de salud. Esto es contradictorio con la reforma educacional en la que se quiere conseguir que nuestros jóvenes se formen y lleguen a ser más capacitados. Se está aprobando, por otro lado, una ley que facilita el consumo de sustancias que les van a disminuir sus capacidades.

-En su experiencia, ¿qué problemas generaría en personas más jóvenes?

-Uno es el riesgo de adicción. Se sabe que un niño, como están comenzando ahora en octavo básico a consumir, tiene grandes posibilidades de llegar a ser adicto en unos pocos años. Lo segundo es que es sabido que el uso de estas sustancias dificulta la maduración del cerebro y eso se manifiesta, por una parte, como una disminución de las capacidades intelectuales, de aprendizaje, de inteligencia general. Además, se presentan dificultades en la maduración de su personalidad.

-Uno de los argumentos planteados por algunos parlamentarios es que con el autocultivo de marihuana se combate el narcotráfico...

-Eso no es real. Si usted revisa los casos de países que han establecido legalizaciones en distintos grados de la droga, usted ve que no se disminuye el tráfico de otras sustancias ilícitas. Los índices de uso de cocaína o de heroína, que no se legalizan, se mantienen estables o incluso pueden aumentar. Además, lo que se ve en los estudios y en la experiencia clínica, es que un porcentaje de los que usan marihuana pasan después a otro tipo de drogas.

-¿Que se permitan seis plantas para uso particular en los domicilios podría causar dificultades en la fiscalización?

-Desconozco los mecanismos de fiscalización que se puedan haber pensado. ¿Quién va a ir a contar plantas o a determinar qué porcentaje de THC (tetrahidrocannabinol) tienen? Veo todas esas dificultades. Creo que no se va a terminar el tráfico y se corre el riesgo de que los cultivadores en sus casas vayan buscando especies 'mejoradas' que contienen niveles más altos de THC. En Holanda, cuando se abrieron los bares de droga, lo que se detectó en los años siguientes es que aumentaban las concentraciones de THC, es decir, iban produciendo cada vez drogas más intensas.

-En el proyecto se ha puesto relevancia al uso medicinal de la marihuana. ¿Qué importancia atribuye a ese uso?

-En medicina, cuando se trata de aprobar un fármaco hay dos tipos de estudio. Unos son los casuísticos o anecdóticos. Los otros son los estudios controlados en los cuales se prueba la efectividad del fármaco que el laboratorio quiere introducir. La mayoría de los reportes sobre la utilidad de la marihuana son del primer tipo, no conozco estudios controlados.

-Hay dos condiciones en las que al parecer sería más útil la marihuana. En el manejo del vómito después de la quimioterapia, y en algunos casos de dolor. Pero lo que buscan los laboratorios es perfeccionar la droga. Y existen desarrollos en laboratorios en los que ya se ha separado la parte de la molécula que es adictiva, de la parte de la molécula que podría producir efectos terapéuticos. La idea no es que se consuma (la marihuana) ad libitum sino que haya un avance en el campo farmacológico.

-¿Qué espera del gobierno frente a este debate?

-A mí no me corresponde la parte política. Lo que pienso es que el Gobierno debería considerar el problema de salud pública al cual se arriesga, el problema de gasto público al que se arriesga. El costo de atender mayor cantidad de enfermos. Y la rehabilitación, que hecha por manos públicas o privadas, es de un alto costo.

''Creo que no se va a terminar el tráfico y se corre el riesgo de que los cultivadores en sus casas vayan buscando especies 'mejoradas' que contienen niveles más altos de THC".

Publicado en: 
El Mercurio