Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

14 de Agosto de 2015

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.wikipedia.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.wikipedia.com

Los expertos sugieren que los niños y las embarazadas no los utilicen, porque en esos momentos de la vida se necesita más energía para tener un adecuado crecimiento. 

Si bien los endulzantes son consumidos por una vasta mayoría de la población mundial -en Chile se estima en 90%-, su seguridad siempre ha sido materia de debate.

Así, en los años 80 la sacarina fue acusada de producir cáncer y, tras muchos estudios, análisis y ensayos clínicos, finalmente en 2000 este producto fue sacado de la lista de productos carcinogénicos. El aspartamo vivió una crisis similar, en que se le asoció al aumento de tumores cerebrales, lo que después fue descartado.

Hoy, un reciente meta-análisis evidencia que el consumo de endulzantes se asocia a un menor peso, menos grasa corporal y una circunferencia de cintura menor.

Así lo explicaron expertos en el tema, quienes participan hoy en la "Primera Jornada de Actualización en Edulcorantes No Calóricos", que realiza el Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile en conjunto con la Universidad San Sebastián.

Máxima seguridad

"Las imprecisiones en la información que se maneja sobre el uso de estos productos fue lo que nos impulsó a generar esta instancia de conversación", dice Samuel Durán, presidente del mencionado colegio profesional.

En su opinión, hay que "destacar la importancia que tienen los edulcorantes sobre todo hoy, que existe un incremento importante en la ingesta calórica y en los índices de sedentarismo, situación que se traduce en un claro aumento de la obesidad en nuestro país".

Estos productos "están avalados por las aprobaciones de los organismos regulatorios internacionales de máxima jerarquía, tanto de Europa como de Estados Unidos, así como por el Codex Alimentarius que depende de la OMS", afirma la doctora en Química Susana Socolovsky, de la Universidad de Buenos Aires, quien expondrá hoy en el encuentro.

Según explica, al consumir endulzantes lo mejor es que sean variados, porque así no se supera la ingesta diaria admitida (IDA) de ninguno de ellos. El IDA corresponde a los milígramos del producto por kilo de peso del consumidor, por día.

En Chile se estima que quienes más consumen endulzantes no alcanzan ni al 10% del IDA, lo que es un nivel muy seguro.

"En nuestro país, el consumo de endulzantes empezó como un consumo de élite, porque los productos que los contenían eran más caros. Ahora se ha democratizado y se consumen en todos los niveles, es algo transversal", dice Samuel Durán.

Las principales razones que la gente da para su consumo son: para bajar de peso, para evitar subir de peso, porque está de moda y porque se considera parte de una alimentación saludable. Pero también favorece su uso el hecho que sea más económico que el azúcar, y más cómodo de transportar en el bolsillo o de tener en el escritorio.

El grupo de edad más importante en consumo en el país está entre los 20 y los 40 años, es decir, universitarios, oficinistas y profesionales.

Una excepción en el consumo de estos productos, según Socolovsky, es en las embarazadas y los niños. No porque no sean seguros, sino porque son momentos de la vida en que se necesita energía para crecer.

En todo caso, en el niño menor de dos años se aconseja no dar ni azúcar ni endulzantes, para que se acostumbre al sabor natural de los alimentos.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina