Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

09 de Noviembre de 2015
Foto: Cooralco Challenge, La Tercera
Foto: Cooralco Challenge, La Tercera

¿Quiénes son? ¿Qué motiva a este heterogéneo grupo? Las carreras en las alturas siguen sumando adeptos. Aquí explicamos el por qué.

En el ski resort Corralco hace una semana finalizó su temporada de nieve. Sin embargo, los pasajeros permanecen. En el restorán del hotel hay familias, parejas, y algunos solitarios disfrutando de su plato. A un costado, una larga y bulliciosa mesa reúne a grandes y chicos, y la conversación no es otra que el desafío de hoy: el Merrell Corralco Challenge by Banco Bice 2015. Al parecer -se nota por el énfasis que dan- es el tema en común de todas las mesas.

En los alrededores hay algunos jóvenes, un puñado de niños, pero los que priman son adultos. “Es el perfil de los corredores de montaña, la gran mayoría está por sobre los 30 años”, asegura Marcela Barrales (45), consagrada exponente argentina que viene a correr en los 70 kilómetros.

¿Las razones? “Lo que pasa es que al joven le gusta ganar, le gusta correr rápido, explosivo y las carreras de montaña no son así. Aquí venimos a disfrutar de la carrera, de los paisajes, a reordenar la vida mientras corremos. Además, esto exige mucha cabeza”, argumenta Marcela. Ella está aquí junto a su pareja y la hija de él, y parece estar en lo cierto: sólo correrán los mayores.

Continúa la conversación en el hall principal del recinto y su amiga -“nos conocimos en una carrera”, confiesa más tarde- Fabiana Hasbani (49) se incluye y explica su experiencia en competencias de montaña: “A mí me pasó que mi familia al principio me acompañaba a correr, pero después terminaron dejándome sola. Me apoyan, claro que sí, pero ya no me acompañan”, comenta la bonaerense, que correrá también los 70 K. “Es que son tantas horas de correr que al final uno termina muerta y la familia, entre esperar tanto, se aburre”, reconoce.

En su primera versión, el Corralco Challenge reunió a 441 inscritos. Varios llegaron ayer, pero el grueso lo hará hoy. Como en todas las carreras de montaña, el foco está puesto en el entorno del circuito, en esta ocasión las reservas nacionales de Malalcahuello y Nalca; son el valor agregado al sacrificio. “Sí, es una forma distinta de hacer turismo también. Hay lugares en que si no hubiese corrido no habría ido nunca”, dice Fabiana.

La mayoría de los corredores del ultramaratón son profesionales dedicados a distintas actividades que preparan sus circuitos con tiempo; se programan para ello. Como buscan desconexión de la rutina diaria, por lo general compiten en grupos de amigos o en parejas, pero muy pocas veces son acompañados por la familia.

Otro caso similar es el de Hernán Castillo (69). Llegó desde Santiago para correr los 15 kilómetros. “Soy andinista y maratonista, pero corriendo en montaña estoy recién comenzando”, se justifica. Viene a buscar nuevos desafíos y aprovechar la instancia para recordar las rutas que durante años recorrió aquí, en el volcán Lonquimay. “Me enteré por internet de la competencia y fue la excusa perfecta para venir a visitar a mis amigos de Malalcahuello”, declara.

Aunque los maduros son mayoría, también hay jóvenes. Daniel Balladares, de 30 años, recibió una invitación al evento y junto a su novia se decidió a correrlo. Será su séptima carrera de montaña, “la primera fuera de Santiago”. Busca una razón para explicar su gusto por las carreras de montaña y encuentra una que ilustra muy bien el perfil de estos corredores: “Yo pienso que todos los que corren en montaña tienen cierto grado de masoquismo”, cierra. La travesía comienza hoy a las 6 de la mañana con los 70 kilómetros. La abundante nieve asusta.

Publicado en: 
La Tercera por Ignacio Leal