Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

20 de Julio de 2017

Solo en los últimos 13 años se ha producido casi la mitad del plástico fabricado en la historia. El mayor problema es que únicamente el 20% se recicla o incinera, y solo el 1% es biodegradable. 
 

 

Hoy, la vida sin plásticos es impensable, pero el costo que tiene esto para el planeta era una pregunta que no tenía respuesta clara, hasta ahora. Desde que se comenzó a producir este material, a principios de los 50, se han fabricado más de 8,3 mil millones de toneladas métricas, asegura un estudio publicado en la última edición de Science Advances.

Pero aún más que la gigantesca cifra -el equivalente a 822 mil torres Eiffel-, el problema es que el 60% de ese plástico terminó convertido en basura. En otras palabras, poco menos de cinco mil millones de toneladas están dispuestas en basurales, pero también desperdigadas como desechos en ambientes naturales terrestres y marinos.

Huella persistente

"La mayoría de los plásticos no son realmente biodegradables, por lo que los desechos plásticos que el ser humano ha generado estarán con nosotros por cientos o, incluso, miles de años", asegura Jenna Jambeck, profesora de ingeniería de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, y coautora del estudio. Estos resultados, agrega, llaman sobre todo a repensar el uso de los materiales en general y la forma en que se gestionan los residuos.

Esto, principalmente porque, si bien el mundo lleva casi 70 años produciendo plásticos, solo en los últimos 13 se ha fabricado la mitad del total. Por ello, y si se mantiene la tendencia, los investigadores proyectan que para 2050 la cifra acumulada de producción superará los 12 mil millones de toneladas métricas.

Y las cifras récords continúan. La producción total de plástico actual, además, supera a la fabricación de cualquier otro material creado por el hombre, incluyendo el acero y el concreto. Pero además de llevar la delantera, el problema aquí es la utilización y duración de dichos elementos.

"Aproximadamente, la mitad de todo el acero que fabricamos va a la construcción, por lo que este será utilizado por décadas. Lo opuesto pasa con el plástico", ejemplifica Roland Geyer, profesor de medio ambiente de la Universidad de California, Santa Bárbara, y líder del estudio. "La mitad del plástico se transforma en basura después de cuatro o menos años de uso", agrega.

A nivel mundial, poco más del 20% del plástico recibe algún tratamiento. El 12% es incinerado en procesos de altas temperaturas -los que tienen que ser fuertemente controlados por las emisiones contaminantes que producen-, y solo el 9% es reciclado al menos una vez.

Si bien esto es una acción positiva y en alza, no es suficiente, asegura Edmundo Muñoz, director de la Escuela de Ingeniería Ambiental de la Universidad Andrés Bello. "Hay que considerar, además, la gran huella de carbono que se genera al fabricarlos", explica.

Aún así es un paso, pero uno en el que Chile está al debe. Aunque casi el 10% de los residuos que se generan en nuestro país son plásticos, solo el 4% de ese total se recicla de alguna forma, asegura un estudio de la OCDE. "El problema es que no tenemos una cadena formal de reciclaje", dice el académico. Desde pocos lugares para llevar los desechos hasta su reciclaje final efectivo no son procesos estructurados, agrega. "Basta con pensar que solo alrededor del 60% de los desechos totales en el país están dispuestos en basurales controlados, el resto solo está en vertederos", explica.

Lo anterior es un problema que incrementa la posibilidad de que bolsas u otras basuras lleguen al medio ambiente, especialmente a las aguas. Según el estudio, se estima que entre 4 y 12 mil millones del total del plástico esparcido en el mundo está en los océanos y medios acuáticos. Aún no hay un método eficiente para recuperar esa basura.

Si bien el estudio asegura que buscar la eliminación total del uso del plástico no es plausible actualmente -no hay alternativas reales para ciertos embalajes de alimentos, por ejemplo- es tiempo de poner foco en las alternativas. Hoy solo el 1% del plástico que se produce es biodegradable.

En 1950, el mundo produjo 2 millones de toneladas métricas de plástico. En 2015 ese número fue de 400 millones. Esa es la cifra que hay que reducir, coinciden los expertos.

Publicado en: 
El Mercurio