Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Julio de 2015

Temática

Cansada de escuchar que la comida sana es lenta, fome y cara, decidió arriesgarse y tratar de cambiar el paradigma de que sólo la comida chatarra puede ser rápida.

Tristemente, muchos chilenos tienen la percepción de que la comida sana es mala, cara, lenta de preparar y, por sobre todo, fome. Quizá, a más de alguno, lo primero que se le viene a la mente al escuchar la frase “comida sana” es una ensalada o un sándwich. Dos menús que generalmente no son muy atractivos al momento de analizar una propuesta de almuerzo. Especialmente si se compite contra una pizza o papas fritas.

Es por este motivo que Javiera Riesco, una ingeniera comercial de la Universidad Católica, decidió hacer algo al respecto y se atrevió a influir para cambiar el concepto de comida sana.

“Yo soy vegetariana y en 2011 justo se comenzó a dar el fenómeno de que todos se empezaron a preocupar de comer sano. El problema, es que para ese nuevo público no existía una opción de comida sana y rica. Sólo lo típico, una ensalada o un sándwich, y eso generalmente no llama mucho la atención, explica Javiera. 

Con la idea del cambio en mente y con un público con una clara necesidad que no estaba siendo cubierta, Javiera decidió atreverse junto a una amiga y crearon Take a Wok, un local de comida que promete modificar el paradigma de que la comida rápida es chatarra, y de que lo sano es aburrido.

“Lo que es sano y rico, muchas veces en un restaurante de mantel largo es caro y lento. Lo rápido, casi siempre, es la comida chatarra. Las hamburguesas, las papas fritas y la pizza. Los ejecutivos jóvenes, por ejemplo, son las personas que más solicitan alimentos sanos, el problema es que por tiempo, generalmente no pueden acceder a ellos”, cuenta Javiera.

Es por este hecho que decidió desarrollar un concepto de comida que ofreciera la oportunidad de comer rico, rápido, sano y a un bajo precio.

“En Take a Wok está la posibilidad de llevarte tu comida, como también la opción de comer en el local. Entendemos que las personas, en ocasiones, prefieren comer en otra parte, ya sea en la oficina o camino a casa, pero no por ello la opción de comer sano debe quedar fuera”, afirma.

El pasado jueves Javiera logró el segundo lugar en la entrega del Premio Mujer Emprendedora y, además, se adjudicó la mención honrosa en innovación en la alimentación.

“Con el premio la verdad es que estaba muy feliz, le conté a mi gente, a todos. Además, la mención honrosa que recibí demuestra que efectivamente Take a Wok está cumpliendo la promesa de ofrecer comida sana y rica”, cuenta alegre Riesco.

Su primer local lo inauguró en el Mall Costanera Center en 2012. “Cuando fuimos a presentar el proyecto al Mall Costanera Center, teníamos todo definido; desde el logo hasta el look del local. Realmente todo: cómo iban a ser las sillas, el espacio, todo. Teníamos una propuesta súper redonda y yo creo que eso ayudó a que Costanera Center se interesara; y como nuestra propuesta de comida era diferente a las demás, yo creo que en eso vieron un plus”, relata.

A la fecha, Take a Wok ha sabido instalarse como un favorito dentro del público gourmet. En agosto, Javiera junto a su equipo de trabajo, inauguró un tercer local de Take a Wok en Parque Arauco.

“Desde el inicio nos comenzó a ir realmente bien, como que el público estaba esperando esta nueva propuesta de comida sana”, asegura.

Javiera admite que el camino para concretar un emprendimiento está lleno de dificultades, pero defiende que se debe tener valor para aprender a convivir con ellas.

Publicado en: 
La Tercera