Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

27 de Octubre de 2016

Temática

Chile Vive Sano
Chile Vive Sano

El sedentarismo infantil se sigue midiendo, pero no se lo aborda
    

El estado físico de los escolares sigue debilitándose, según los resultados del Estudio Nacional de Educación Física que se entregaron hace unos días.

En la ocasión se evaluó a más de 9.500 estudiantes de todo el país, revelándose que el exceso de peso en los alumnos de 8° básico aumentó de 40 a 45% en el plazo de un año. Asimismo, un 25% de los escolares presenta riesgo cardiovascular y de enfermedades metabólicas, un 5% más respecto del estudio del año anterior.

Frente a este empeoramiento, los expertos debaten sobre la solución integral que se debe dar a la situación.

Sociedad adormecida

"Contamos con un sistema de evaluación que nos muestra claramente el problema que tenemos, pero no nos sumamos a los esfuerzos que nos permitan superarlo. Somos una sociedad adormecida, que se mueve poco", dice Omar Fernández, director de la Escuela de Ciencias de la Actividad Física, del Deporte y la Salud, de la Universidad de Santiago. En su opinión, a pesar de que el país avanza en años promedio de vida, "por el mal estado físico que tenemos somos cada vez más dependientes".

Para Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, ente que realizó el sondeo, hay que hacer un cambio cultural. "Debemos fortalecer la autovaloración del alumno respecto del deporte. Si él cree que puede ser bueno porque está motivado, va a practicar más". Además, Henríquez propone usar las horas de libre disposición para realizar talleres deportivos.

La idea es poder acercarse a lo que propone la OMS para los niños de 5 a 17 años, que es hacer una hora de actividad física al día.

Para esto también se pueden implementar los recreos entretenidos, que incluyen monitores para que jueguen con los niños. También están las pausas saludables, para que los estudiantes se estiren y muevan cuando hay dos horas seguidas de clases.

"Hay que entender que el deporte más allá de lo lúdico es un factor protector de la salud", dice Octavio Alarcón, coordinador docente de la División Deportes de la Universidad Católica. Algo que recién se reconoció hace cuatro años, cuando el profesor de Educación Física pasó a reconocerse como "promotor de salud", con parte de su currículo impartido junto a otras profesiones de la salud. "Esto es muy importante, ya que un niño de 12 años hoy tiene 10 mil horas de televisión sedentaria en su cuerpo, algo que tenemos que cambiar", agrega.

La ciudad también tiene un papel en esto. "Áreas verdes, plazas y parques son importantes para que las familias salgan y caminen. Por ejemplo, facilitar el desplazamiento en bicicleta, entre otras iniciativas", dice Fernández.

La familia no solo tiene que involucrarse en que los niños se alimenten en forma saludable, sino que salgan los fines de semana para estar en contacto con la naturaleza, donde puedan correr y andar en bicicleta. "Los niños necesitan quemar energía", enfatiza.

Otro aspecto importante es el de los adultos que son los modelos de los niños. "Lo que ellos ven es a padres, nanas y profesores que no se mueven, que son sedentarios", dice Alarcón.

Por eso, en su opinión, y como parte del cambio cultural, los colegios deben dejar de empujar a los alumnos solo hacia lo intelectual en desmedro de lo corporal.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina