Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

16 de Junio de 2017

Temática

Bajo Licencia Creative Commons / Flickr antony_mayfield
Bajo Licencia Creative Commons / Flickr antony_mayfield

Mejora la circulación, deja los músculos y las articulaciones a punto y así se previenen desgarros y torceduras. Mantenerse activo además aumenta las defensas ante las infecciones respiratorias. 



Hoy la temperatura mínima en Santiago será de 2º C y mañana bajará hasta los cero. Los meteorólogos advierten que el frío seguirá la próxima semana, pero los médicos aseguran que eso no es una excusa para dejar de hacer ejercicio.

"Los beneficios del ejercicio son incontables: a nivel cardiorrespiratorio, metabólico, en el control del peso, en mejorar el ánimo. También hay estudios que señalan que hacer ejercicio de forma regular disminuye la frecuencia de las infecciones respiratorias y las atenúa. Es decir, vas a estar más sano y con menos posibilidades de tener neumonía si no dejas de hacer ejercicio en invierno", dice el doctor César Kalazich, especialista en medicina deportiva de Clínica MEDS.

Pero si la idea es seguir entrenando al aire libre, hay recomendaciones que no pueden olvidarse, agrega. "No hay que restarle importancia al calentamiento. Si en el verano uno hace un par de movimientos para entrar en calor y ya está, en invierno hay que hacerlo más prolongado para evitar lesiones musculares o dolores articulares".

En el caso de practicar fútbol, crossfit u otro deporte de alta intensidad, lo ideal es hacer movimientos que lleven a transpirar un poco, "perder un poco el aliento, para sentir los músculos más dispuestos". En el caso del trote, una buena idea es comenzar caminando e ir subiendo la intensidad de forma progresiva.

Con él coincide la doctora Sandra Mahecha, deportóloga de la U. Mayor: "Como la temperatura en el exterior es más baja, es importante preparar al cuerpo para enfrentar la sesión de ejercicios. El calentamiento es una preparación para los músculos, las articulaciones y los tendones. Y con el frío es más importante aún, porque tienes una vasocontricción -como una forma de mantener la temperatura del cuerpo-, y con eso te llega menos sangre y oxígeno a la parte periférica: manos, pies, músculos. Y eso puede aumentar el riesgo de lesiones o de algún evento cardiovascular en personas con algún factor de riesgo".

Para el doctor Rodrigo Rivera, traumatólogo de la Clínica Vespucio, el movimiento circular de las articulaciones como tobillos, rodillas y caderas también es clave. "Cada articulación está compuesta por cartílago articular que se nutre por un líquido. Pero con el frío el líquido aumenta su densidad, entonces cuando uno moviliza la articulación, ese líquido se distribuye por todo el cartílago, lo que permite una buena lubricación. A su vez, eso ayuda a mejorar el movimiento y evitar daños".

Elongaciones de cuádriceps, gemelos y músculos isquiotibiales también son importantes, tanto antes como después de hacer deporte. "La idea es elongar cada grupo muscular utilizado por entre cinco y diez minutos. Mientras más tiempo pasa después de hacer el ejercicio, el músculo tiende a quedar más contraído y se favorecen los desgarros cuando se vuelve a hacer deporte", dice el doctor Rivera.

La ropa es otro tema importante (ver infografía), pero además el doctor Kalazich recuerda que es básico, al llegar a la casa, cambiarla por seca. También es clave hidratarse: "Uno pierde líquido por evaporación en el cambio de temperatura y por la propia respiración. Entonces aunque no haya transpiración se está perdiendo agua a medida que se está ejercitando", agrega Rivera.

Para la doctora Mahecha lo importante es olvidarse de las excusas para salir a entrenar. "Cuando hace frío uno tiende a comer cosas más calóricas, a moverse menos, y se termina aumentando de peso. Pero el frío no puede ser una disculpa. No se trata de ejercitarse para competir, pero sí para mantener la salud. Y si en invierno no dejamos de comer, de dormir, de bañarnos, tampoco hay que dejar de ejercitarse. Tiene que ser un hábito de higiene de la vida diaria".

 
Publicado en: 
A. Torres / El Mercurio