Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Agosto de 2015

Temática

Caminar o andar en bicicleta durante 20 minutos diarios tiene un mayor impacto preventivo que hacer menos o más actividad física. 
 

La moderación manda, al menos en el caso de la llamada insuficiencia cardíaca. Esto porque un estudio sueco con más de 33 mil hombres mayores, de entre 51 y 69 años, demostró que el ejercicio moderado -como caminar o andar en bicicleta 20 minutos a diario- es mejor que el de tipo intenso o el de potencia leve, para reducir el riesgo de falla cardíaca.

La insuficiencia o falla cardíaca se produce cuando el corazón no es capaz de bombear la sangre que el cuerpo necesita. A nivel global, esta condición afecta a unos 23 millones de personas.

El grupo del estudio fue seguido entre los años 1998 y 2012, y en ellos se vio que quienes hacen ejercicio intenso tienen el mayor riesgo de presentar insuficiencia cardíaca, seguidos de quienes hacen actividad física leve y, por último, de quienes practican ejercicio moderado, que son los que tienen el menor riesgo de insuficiencia cardíaca.

Los resultados del estudio se publicaron ayer en el Journal of the American College of Cardiology: Heart Failure.

Cuestionario

Al ingresar al estudio, los participantes debieron responder un cuestionario acerca de su nivel de actividad física en el trabajo, en el hogar, si es que caminaban, andaban en bicicleta u otros tipos de ejercicio que hubieran realizado durante el año previo. Asimismo, debían mencionar cuál era su nivel de actividad cuando tenían 30 años.

Los investigadores asignaron a cada tipo de actividad un puntaje según su intensidad. Esto permitió determinar que caminar o andar en bicicleta 20 minutos al día se asoció con un 21% de reducción de riesgo de presentar falla cardíaca, que era el mayor beneficio logrado para este problema de salud.

Otro elemento que se observó es que quienes eran activos físicamente a los 30 años, pero eran sedentarios al momento de incorporarse al estudio, no tuvieron un menor riesgo de sufrir una falla cardíaca.

"Encontramos que quienes hacían ejercicio al momento de empezar el estudio estaban más protegidos a nivel cardíaco que quienes eran activos a los 30 años", explicó Andrea Bellavia, magíster en Ciencia del Instituto Karolinska de Estocolmo.

Para los autores del estudio, lo importante es entender que el ejercicio intenso, al parecer, produce un estrés físico tal que, finalmente, tiene efectos adversos en el corazón. Por eso es vital investigar más, para dar con la "dosis" justa de ejercicio en estos casos.

Publicado en: 
Vida, Ciencia y Tecnología, El Mercurio