Publicado el

11 de Julio de 2017

Temática

Bajo licencia Creative Commons / Pixabay Braetschit
Bajo licencia Creative Commons / Pixabay Braetschit

Es una de las bebidas que más se consumen en el mundo y se estima que más del 50% de los adultos la toma a diario. Sus beneficios son similares si el café es con o sin cafeína. 

 

Cada vez hay más buenas razones para disfrutar de una taza de café. Porque según un nuevo estudio, este hábito protege a las personas de diversas enfermedades y mejora su metabolismo. Sobre todo, si beben tres tazas o más al día.

La investigación, la más grande en su tipo, se realizó en una decena de países europeos e incluyó a más de 520 mil personas, mayores de 35 años.

"Encontramos que un mayor consumo de café se asocia a un menor riesgo de muerte por cualquier causa, en especial por enfermedades digestivas y cardiovasculares", dice el doctor Marc Gunter, autor principal del estudio de la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer. "Hay que destacar que estos resultados son similares en todos los países europeos, a pesar de que tienen hábitos distintos en cuanto a beber café", agrega.

Este efecto positivo estaría dado por los compuestos antioxidantes que tiene esta bebida. Se trata de los llamados polifenoles, que reducen la inflamación, mejoran el metabolismo al disminuir la resistencia a la insulina y hacen que el hígado funcione mejor. Este estudio y otro de la Universidad del Sur de California (ver recuadro) fueron publicados ayer, en la revista Annals of Internal Medicine.

Ambos son un nuevo respaldo al consumo de esta bebida, la que según un informe de la OMS el año pasado, reduce el riesgo de cáncer de hígado y de útero.

En todo caso, el doctor Gunter advierte que el estudio es observacional. "Por esto, no estamos en condiciones de recomendar a la gente que beba más o menos café. En todo caso, los resultados sugieren que un consumo moderado de alrededor de tres tazas no es perjudicial para la salud y, por el contrario, podría tener beneficios".

 
Publicado en: 
El Mercurio