Publicado el

02 de Agosto de 2017

Temática

Bajo Licencia Creative Commons / Pexels
Bajo Licencia Creative Commons / Pexels

Esta condición se asocia a mayor probabilidad de patología cardiovascular tanto para la madre como para el hijo. 

 

La posibilidad de desarrollar diabetes gestacional aumenta con la subida de peso entre un embarazo y otro, a tal punto que puede duplicar el riesgo en estas mujeres.

Así lo confirma un nuevo estudio publicado ayer en la revista PLOS Medicine, que advierte sobre esta condición de salud que suele detectarse en la semana 26 del embarazo en mujeres que nunca antes habían tenido complicaciones con los niveles de azúcar en la sangre.

El problema es que la diabetes gestacional se ha hecho más frecuente en las últimas dos décadas en el planeta, y se asocia a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular tanto para la madre como para el hijo en la medida que este crece.

En la investigación desarrollada por la Universidad de Bergen, en Noruega, evaluaron a más de 24 mil mujeres que tuvieron su primer y segundo embarazo entre 2006 y 2014.

Al evaluar su índice de masa corporal (IMC), observaron que aumentar entre uno y dos puntos este índice entre los dos períodos de gestación eleva al doble el riesgo de desarrollar diabetes en el segundo embarazo respecto de mujeres que mantuvieron su peso estable.

Aquellas que ganaron entre 2 y 4 puntos de IMC vieron el riesgo aumentado en 2,6 veces, en tanto que las mujeres que ganaban sobre cuatro puntos de IMC tenían un riesgo cinco veces mayor de desarrollar diabetes gestacional.

El IMC es una fórmula que orienta sobre el estado nutricional de la persona -se calcula al dividir el peso en kilogramos por la altura en metros al cuadrado-. Un índice de peso normal varía entre 18,5 y 24,9.

"Tanto el IMC previo al embarazo como el aumento de peso durante la gestación son factores de riesgo conocidos para desarrollar diabetes gestacional", precisa la doctora Linn Sorbye, autora del estudio.

"Las pautas prenatales para la vigilancia de la diabetes gestacional deberían agregar el cambio de peso entre los embarazos como un factor de riesgo independiente", señala la investigadora, quien sugiere incorporar pruebas de rutina de tolerancia a la glucosa durante en el embarazo en mujeres que han aumentado en más de un punto su IMC.

Cifras

En Chile el 33% de las mujeres embarazadas tiene sobrepeso y el 26,3% está obesa. Se estima que sobre el 10% de ellas desarrolla diabetes gestacional.

Publicado en: 
El Mercurio