Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

20 de Septiembre de 2016

Temática

Cerca del 40% de los chilenos mayores de 15 años fuma tabaco, según un informe publicado en 2014 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Esta realidad concuerda con el estudio liderado por la médico veterinaria e investigadora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile (ESP), Verónica Iglesias, que tras dos años de trabajo examinó la concentración de nicotina en el pelo de 184 niños de entre seis y nueve años que viven en Santiago, y llegó a la conclusión de que el 38% de ellos está inhalando los gases contaminantes del humo del cigarrillo en sus hogares como consumidores secundarios.

Si bien este humo posee 4.000 gases contaminantes, el análisis se concentró en la nicotina debido a que es una sustancia que solo se puede encontrar en el tabaco, mientras que otros componentes pueden venir de la contaminación de los autos, la calefacción u otras fuentes.

Por otra parte, el equipo prefirió analizar el pelo, ya que este refleja una exposición mucho más crónica al humo, en comparación con la orina, que solo puede detectar la presencia de nicotina en períodos cortos de tiempo. "La presencia de nicotina en el pelo significa que los contaminantes ingresaron al organismo. Esto no es que la nicotina quede por afuera, sino que ha sido depositada y absorbida de alguna manera", dice Iglesias.

Además del pelo, a los hogares de las familias que participaron en el estudio se les instaló por una semana un monitor que mide los gases contaminantes presentes en el ambiente y se les aplicó un cuestionario sobre hábitos de consumo.

La investigación derriba el mito de que los hogares donde solo se fuma en terrazas o balcones son una solución para que los niños no se vean afectados por los contaminantes del cigarrillo, ya que en los resultados no se notaron grandes diferencias entre la concentración de nicotina en las casas en que solo se permite fumar en las terrazas y los hogares en los que se admite fumar tanto dentro como fuera de la casa. "Esta no es una buena solución porque en realidad el humo del tabaco circula por todos lados. Por mucho que se fume en la terraza o alejado del niño, están expuestos igual", agrega Iglesias.

Los efectos de la exposición

Una de las consecuencias que tiene la presencia de humo de tabaco en los niños, y que se vio reflejada en la encuesta que respondieron los padres, es que en una gran mayoría de los hogares en que se permitía fumar al interior se detectaron síntomas respiratorios en los menores, como tos durante el día y la noche, jadeos y con mayor frecuencia la sensación de falta de aire.

Estos síntomas previos pueden detonar en que los niños, como fumadores pasivos, se expongan a una mayor cantidad de enfermedades respiratorias al corto y al largo plazo, sobre todo si se exponen al humo del cigarrillo en sus casas, uno de los lugares en donde pasan más horas del día. "Una de las enfermedades principales y más frecuentes por esta exposición es el asma infantil y la bronquitis. Al largo plazo, provoca cambios moleculares y anatómicos en los pulmones y la vía área. Se va destruyendo de a poco el sistema respiratorio y, ahora, este fenómeno se está viendo en niños", explica Pablo Brockmann, pediatra broncopulmonar de la Red de Salud UC Christus.

Además del equipo liderado por la profesora Verónica Iglesias y alumnos de magíster de la ESP, en el proyecto también participaron profesionales del Instituto de Salud Pública (ISP) y científicos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, quienes analizaron las muestras en sus laboratorios.

Foto: Bajo licencia Creative Commos / www.canalnuestratele.com

Publicado en: 
El Mercurio por Jorge Jiménez Ilabaca