Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

12 de Octubre de 2016

Temática

Chile Vive Sano
Chile Vive Sano

Si se está enojado o molesto, es mejor tranquilizarse antes de realizar ejercicio intenso: un amplio estudio internacional concluyó que practicar alguna actividad física mientras se está estresado o iracundo triplica el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Se sabe que practicar deporte es un antídoto natural contra el estrés y, además, ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, sin embargo la nueva evidencia insinúa que hay mejores momentos que otros para ejercitarse.

"Este estudio brinda aún más pruebas del vínculo entre la mente y el cuerpo. Cuando se está enojado no es el momento para salir y cortar leña", dijo Barry Jacobs, psicólogo del Sistema de Salud Crozer-Keystone de Filadelfia y miembro de la Asociación Estadounidense del Corazón.

Estudios anteriores han explorado el vínculo entre el enojo y el esfuerzo como un detonador de infartos al corazón, pero fueron de tamaño reducido o en un solo país, o incluían a pocas mujeres o representantes de las minorías.

En cambio, el nuevo estudio -encabezado por el Instituto de Investigación sobre la Salud de la Población de la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá- involucró a 12.461 personas de 52 países que sufrieron su primer ataque cardíaco. La edad promedio era de 58 años y tres cuartas partes eran hombres.

Ellos respondieron un sondeo sobre si estaban enojados o molestos, o si realizaron un esfuerzo intenso en la hora previa a que sufrieran el ataque al corazón, o en ese mismo período de tiempo el día anterior. De esa forma los investigadores podían comparar el riesgo a diferentes horas en las mismas personas y el efecto de estos posibles desencadenantes de un infarto.

El estar enojado o molesto duplicaba el riesgo de sufrir un ataque al corazón en una hora, y un intenso esfuerzo físico tenía el mismo efecto. La conjunción de ambos al mismo tiempo más que triplicaba el riesgo de padecer un infarto. El riesgo era mayor entre las 6:00 de la tarde y la medianoche, y era independiente de otros factores como fumar, la hipertensión y la obesidad.

"Todos necesitamos hallar formas de modificar nuestras reacciones emocionales y evitar la ira extrema, como por ejemplo distraerse en otra cosa, alejarse de la situación estresante, tratar de verla desde una perspectiva distinta, hablar con alguien sobre ella y obtener apoyo de otras personas", señaló Jacobs.

El líder del estudio, el doctor Andrew Smyth, dijo que siguen "recomendando que todos practiquen actividad física en forma regular, incluidas las personas que utilizan el ejercicio para reducir el estrés", pero la gente no debería ir más allá de su rutina usual en momentos de ira.

Publicado en: 
El Mercurio