Publicado el

23 de Enero de 2016

Temática

Foto: Vladimir Bigorra / El Mercurio
Foto: Vladimir Bigorra / El Mercurio

En una década, la Región de Coquimbo sufrió una dura sequía, que provocó daños en la agricultura, el empleo y el desabastecimiento de agua para el consumo humano.

La escasez hídrica ocasionada por la falta de precipitaciones de agua y nieve comprometió -en los últimos cuatro años- el volumen de los embalses de la zona, que alcanzaron niveles mínimos de acumulación: apenas el 6% de los 1.315 millones de m3. El más grande del país.

Esto generó otros "efectos negativos", como la paralización de centrales hidroeléctricas y la imposibilidad de practicar deportes náuticos.

Sin embargo, los sistemas frontales en 2015 nutrieron a los acuíferos y aliviaron a emprendedores que realizaban un incipiente comercio en torno a estas represas.

A 46,3 kilómetros al interior del valle de Elqui, el tranque Puclaro vio resurgir una temporada que se creía olvidada. Kayak, windsurf y kitesurf se practican hace algunas semanas, recuperando a jóvenes deportistas. "Puclaro tiene características de ser el segundo lugar de Sudamérica, después de Islas Margaritas en Venezuela, para los deportes náuticos, por sus condiciones de viento", señala Mario González, especialista de la tienda WindSurfing Chile.

González recuerda que en Gualliguaica, poblado de 13 años de vida, emplazado a los pies del Puclaro, unas 200 personas acudían cada fin de semana solo para ingresar al tranque.

"La gente emigró a otros spots como Matanzas, pero se están activando los lazos, incluso es fácil encontrar unas 30 velas navegando", relata.

La temporada se extenderá hasta mayo. Para este verano, se estima que las condiciones de viento variarían entre los 20 y 25 nudos y el embalse alcanzaría los 90 millones de m3, el 45% de su capacidad.

El administrador de Puclaro, Álex Cortés, sostiene que "desde el verano de 2007 que no veíamos estos volúmenes, pues el invierno del 2006 nos acarreó abundante nieve. En un año normal necesitamos 2,5 metros y este año logramos 3,6 metros".

"Si el agua sube, hay toda una cadena porque es un espectáculo que se ve de la carretera. Hay gente que vende mermeladas, frutos secos y las cosas que producen en sus huertos... si Puclaro se llena, todos son felices", sentencia González.

CAPACIDAD

200 millones de m3 es el almacenamiento de agua que puede alcanzar Puclaro.

Publicado en: 
El Mercurio por Juan Francisco Castellón