Publicado el

01 de Junio de 2016
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.runfitners.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.runfitners.com

A 26 días de que entre en vigencia la Ley de Etiquetado de Alimentos (el 27 de junio), ya son cientos los productos que tienen en sus envases la advertencia "alto en", que es cuando superan los límites máximos de azúcares, grasas saturadas, sodio y calorías establecidos por el Ministerio de Salud.

Y una de las sorpresas con las que se encuentran los consumidores al verlos en las góndolas de supermercados es que muchos alimentos envasados que se promocionan como saludables, igualmente tienen al menos una etiqueta negra.

Así ocurre con productos light, como galletas de soda o de avena, cereales, e incluso frutos secos, productos que muchas veces son recomendados por nutricionistas para mantenerse saludable.

Y no solo eso, puesto que además se da la paradoja de que en un mismo envase se puede ver el logo "alto en", y cerca de este, lecturas como "bajo en calorías" o "cero azúcar".

Es un problema que, según Rodrigo Álvarez, presidente del AB Chile -el gremio que reúne a las principales empresas de alimentos del país-, se produce porque "para definir un alimento 'alto en', el ministerio (de Salud) dijo que se tiene que medir la cantidad de nutrientes críticos que hay en 100 gramos de alimentos, y no en la porción que se debe comer".

A eso agrega que "los límites fijados son tan estrictos, que no permiten diferenciar entre los distintos productos cuáles son más saludables".

Qué es "light"

De todas maneras, Álvarez dice que "todo producto que ocupa la denominación light u otras similares lo hacen cumpliendo la norma para usar ese descriptor".

Pero la académica del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Isabel Zacarías, explica que "los productos que tradicionalmente se han vendido como light o diet son marcas registradas" que corresponden a aquellos que "hacen una modificación nutricional respecto de un producto de la misma empresa"; por ejemplo, reduciendo el sodio o las grasas del alimento original, de acuerdo al Reglamento Sanitario de los Alimentos.

La experta aclara que "esos productos en general tienen menos calorías que el regular, pero no es que no tengan", y eso explica que en sus envases convivan mensajes que promocionan sus características más saludables con el logo "alto en".

Lorena Rodríguez, jefa del departamento de Alimentos y Nutrición del Ministerio de Salud, explica que la nueva ley permite la coexistencia en un mismo envase de dos o más descriptores, positivos o negativos. Lo que no puede ocurrir -detalla- es que un producto diga que es "bajo en grasas saturadas", pero tenga la etiqueta "alto en grasas saturadas".

Algunas empresas están yendo más allá, y en sus productos están exponiendo la diferencia nutricional de comer 100 gramos del producto y la porción sugerida para el alimento (ver fotografías) respecto a la cantidad de porciones que contienen sus envases.

Ante ello, Rodríguez dice que "es maravilloso que pongan la porción sugerida, pero en Chile la gente come el doble o el triple de ellas", y agrega que esa información puede "estar confundiendo a la gente".

Publicado en: 
El Mercurio por R. Olivares y N. Cabello