Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

18 de Mayo de 2016
Foto: Andrés Pérez, La Tercera
Foto: Andrés Pérez, La Tercera

Los recintos que han implementado la venta de frutas y productos sanos, se debaten entre la aceptación y el rechazo de los alumnos. En casi un mes no será opcional: los snacks saldrán para siempre de los recreos.

En poco más de un mes, los alumnos acostumbrados a comprar papas fritas, galletas o chocolates en el quiosco del colegio, se encontrarán, en lugar de estos, con un nutrido surtido de frutas, verduras y alimentos saludables. 

 Esto, a contar del 26 de junio, cuando comience a regir la Ley de Etiquetado, que obliga a que los alimentos que excedan los nutrientes críticos lleven un rotulado que advierta que son “altos en” calorías, azúcar, sodio o grasas saturadas. No es todo: los productos que tengan esa etiqueta, no podrán venderse en los quioscos escolares.

Y mientras municipios y directores de colegios apuran la reconversión de estos locales, los alcaldes también apuntan a reforzar otro aspecto: la venta de estos alimentos en las afueras de los recintos, para generar una cultura de alimentación saludable. Todo, para revertir las graves cifras de malnutrición por exceso demostradas en los alumnos que rindieron el Simce de Educación Física: uno de cada cuatro tiene sobrepeso y el 16% padece obesidad.

Implementación

Son varias las comunas y colegios que ya han puesto en marcha los quioscos saludables, lo cual ha evidenciado que no será fácil cuando todos los establecimientos cambien los snacks dulces o salados por frutos secos o ensaladas.

En Providencia, cuentan que ya están trabajando con estos quioscos y que no ha sido sencillo. Según Mariano Rosenzvaig, director de Educación, la complejidad es el factor cultural y que “una comida saludable es más cara y tenemos estudiantes en su mayoría de hogares vulnerables”. Rosenzvaig, cuenta que los estudiantes piden que se venda “comida chatarra” al interior de los colegios. 

Asimismo, en el liceo Tajamar, los quioscos saludables existen desde el año pasado y la recepción ha sido lenta. De acuerdo a Pedro Herrera, director del colegio, “las alumnas piden productos que no se pueden vender, como papas fritas y chocolates”. 

En la comuna de Santiago, la trasformación de puestos de venta tradicionales a quioscos saludables “ha formado parte del plan de trabajo desde el 2013. Se han hecho capacitaciones sobre etiquetado nutricional a concesionarios”, señalan desde la dirección de educación de la comuna.

En Maipú, el colegio Bicentenario de Niñas es uno de los que ha tenido buena respuesta de las alumnas. Según Laura Castañeda, directora del establecimiento “no ha habido problemas con la comida saludable, ni han solicitado otro tipo de alimentos”.

Anselmo Cancino, jefe del Departamento  de Promoción de Salud y Participación Ciudadana del Ministerio de Salud (Minsal), dice que en algunos de estos quioscos, hasta hoy, “ha convivido la venta de alimentos saludables y los que no lo son”. Por eso, el Minsal formuló una guía de quioscos y colaciones saludables para ayudar a los colegios y municipalidades”.

Así, podrán ser tres los tipos de puestos de venta: uno básico, donde se podrá ofrecer alimentos envasados, otro más elaborado que tendrá ensaladas de frutas y yogures, y finalmente uno más complejo, en el que se podrán preparar ensaladas, sopas o guisos, etc. 

Gonzalo Navarrete, alcalde de Lo Prado y presidente de la Comisión de Educación de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), dice que cada comuna “realiza las gestiones de forma individual y se está entregando a quienes administran los quioscos listas con los productos que pueden vender”. 

En el Instituto Nacional, según  el director, Fernando Soto “los puestos de venta se están armando para el lunes 27 de junio. Son cuatro quiscos que atenderán a 4.300 alumnos”, señala. 

En el caso de los colegios particulares y subvencionados, cada cual se ha organizado para dar cumplimiento a la norma.

Reducir oferta

 Navarrete sostiene que concesionarios y encargados de los quioscos plantean que, si bien la norma podrá reducir el consumo de alimentos saludables al interior de los colegios, no aborda la venta que ocurre afuera. “Dicen que hay competencia desleal”, agrega el edil

Lo mismo cree Felipe Guevara, alcalde de Lo Barnecha, quien además critica la falta de inclusión de los padres en la nueva norma. Y en esa misma línea, Rodrigo Ketterer, secretario general de la Corporación Nacional de Colegios Particulares (Conacep), indica que “lo relevante es que los padres acompañen esto. Hay apoderados que a la salida del colegio compran sopaipillas y en la casa no hay cuidado en la alimentación”.

Para  evitar esto, y complementar el trabajo de los quioscos saludables, en Lo Barnechea “se diseñó una guía de recetas saludables de colaciones para los apoderados. Es necesario que la familia se involucre para que se cultive el hábito alimenticio”, dice Guevara.

Por qué es necesario

Según Lorena Rodríguez, jefa de nutrición del Minsal, Chile es uno de los países con mayor nivel de obesidad en el mundo y  “nuestros niños se están viendo afectados por esta patología”. Por eso, aclaró, Rodríguez, es importante implementar correctamente la ley.

Según el subsecretario de Salud Jaime Burrows, el foco de la iniciativa está puesto en los niños: “Nos interesa que se vaya implementando rápidamente en los colegios”. Agrega que en estos sitios, “la idea es partir con amonestaciones cuando no se cumpla la ley”.

Publicado en: 
La Tercera por M. Bustos y J. Herrera