Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

29 de Febrero de 2016

Temática

Foto de www.play.google.com
Foto de www.play.google.com

Experto en la relación entre la comida y su efecto a nivel neurológico. Escribió "Alimenta tu cerebro", donde da consejos para mejorar la salud a través de un cambio de dieta. Aquí lo explica, con juicios contundentes.

El neurólogo estadounidense David Perlmutter (62) se hizo conocido por su libro "Cerebro de pan" (Grijalbo, 2014), que fue uno de los más vendidos en Estados Unidos y muy comentado en Chile, el segundo país que más consume pan. En el texto, Perlmutter sostiene que los efectos del trigo, el azúcar y otros carbohidratos son nefastos para el cerebro y llama a un nuevo estilo de vida.

A fines de 2015, publicó otro libro, "Alimenta tu cerebro", donde insiste en lo mismo y ofrece soluciones:

—Su libro fue best seller en Nueva York. ¿No le parece eso contradictorio, en una ciudad donde se estima que el 48.8% de los adultos de Manhattan padece de obesidad o sobrepeso?

—Ninguna contradicción en absoluto. Una gran cantidad de personas que ahora tienen sobrepeso y obesidad no es feliz y está tratando de hacer cambios. Así que no es extraño.

— ¿Por qué ahora la gente está interesada en una vida sana?

— Porque nos hemos dado cuenta de las limitaciones que tienen las intervenciones médicas; y del empoderamiento que surge en la salud al hacer cambios de estilo de vida saludables.

—¿Cómo nació su preocupación por los temas que explican la importancia de la alimentación en la salud?

—Como neurólogo, estaba muy frustrado con las profundas limitaciones y opciones disponibles para tratar una enfermedad. Por eso, quería explorar las causas reales de estas enfermedades en lugar de sólo tratar los síntomas. Es importante tratar el fuego, no sólo el humo.

—De las nuevas tecnologías de las que habla en el epílogo para recuperar la salud, ¿cuál es la más recomendable?

—Una buena dieta sigue siendo la mejor opción. Una dieta alta en fibra prebiótica y alimentos fermentados, que son naturalmente ricos en fibra prebiótica y alimentos fermentados, que son naturalmente ricos en bacterias probióticas que restituyen el equilibrio en el intestino.

—Usted recomienda dieta por siete días, ¿es recomendable extenderla?

—Sí, la recomiendo para toda la vida.

Datos, no tendencia

—¿A qué se debe que la dieta de los humanos ha variado tanto en los últimos 2.6 millones de años? Antes se consideraba que los lácteos eran buenos, ahora no. Los mismo pasa con los cereales y los carbohidratos.

—La dieta humana se ha mantenido prácticamente sin cambios en un 99.6%, aunque se crea lo contrario. Sólo que ahora estamos desafiando nuestros cuerpos con alimentos a los que no están acostumbrados. Y como no saben responder de manera apropiada, estamos viendo un aumento dramático en todos los problemas relacionados con la salud.

—En el capítulo 7 usted habla sobre los efectos que pueden causar los anticonceptivos en la permeabilidad intestinal. ¿Cuál es entonces la opción para aquellas mujeres que los toman, por ejemplo, por ovarios poliquísticos?

—Nosotros sólo estamos empezando a ver datos que se relacionan entre el síndrome de ovario poliquístico y los cambios en el microbioma. Estos datos de reciente aparición nos permitirán hacer cambios específicos en las bacterias intestinales que pueden eliminar totalmente la necesidad de medicamentos de cualquier tipo. Soy un firme creyente de que esta información estará pronto a la mano.

—"Cuatro de cada cinco estadounidenses toman antibióticos al menos una vez al año, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades", dice su libro. ¿Considera que esa cifra también se debe a que la industria farmacéutica ha crecido sin el debido control?

—Vivimos en una sociedad que siempre busca una solución rápida. Cuando se trata de problemas médicos, esto generalmente significa tomar una pastilla. En general, los antibióticos se usan de manera agresiva y para los problemas equivocados. Tomar antibióticos para el resfriado común, por ejemplo, no tiene ningún sentido. Lo que necesitamos es entender la idea de que los antibióticos tienen un efecto dramático y profundamente perjudicial sobre las bacterias intestinales, que puede persistir por toda la vida. Cuando reconocemos que la exposición a los antibióticos se ha relacionado con cuestiones como la obesidad, alergias e incluso el cáncer, como he descrito en "Cerebro de pan", tenemos que dar un paso atrás y cuestionar a la medicina convencional.

—¿Por qué ahora se habla de no consumir gluten? Algunos consideran que es una moda.

—Una tendencia es algo que va y viene. Si nos fijamos en el número de personas que optan por no consumir gluten, éste sigue aumentando año tras año, y con muy buena razón. Los datos científicos también indican que el gluten es algo que debe evitarse, pues amenaza nuestra salud. Les puedo asegurar, en base a los resultados de nuestros pacientes y las multitudes de personas que me han escrito, que hay personas que han experimentado cambios dramáticos al eliminar el gluten de sus dietas y son personas sin ningún interés en ser parte de una tendencia.

 
Publicado en: 
La Segunda por Lorena Tasca