Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

06 de Noviembre de 2016
 Bajo licencia Creative Commons / www.utopiadepiasilvestre.wordpress.com
Bajo licencia Creative Commons / www.utopiadepiasilvestre.wordpress.com

Mayonesa sin huevos, hamburguesas sin carne, frutas convertidas en trocitos crujientes o masticables y cochayuyo disfrazado de galleta, son parte de una nueva generación de alimentos que apela a paladares que, además de buscar comida sana, no quiere dejar el placer de saborear un choripán, comer una hamburguesa italiana o cortar la mañana con una golosina.

Alimento saludable ya no es sinónimo de ensalada ni sabores aburridos. Así quedó demostrado en el seminario de Alimentos Saludables ELAN Network, realizado hace unos días en el Centro de Innovación UC.

Un puñado de empresas chilenas emergentes mostró cómo la mezcla de innovación, ciencia, tecnología y vegetales les está permitiendo crear alimentos para consumidores que, además de estar preocupados por su salud, valoran su tiempo y quieren cuidar el medio ambiente.

A esta combinación, Conrad von Igel, director del Centro de Innovación UC, agrega que "la falta de mano de obra, agua, suelo y otras barreras son parte de los factores que están empujando la industria alimentaria a evolucionar y agregar valor a las materias primas, produciendo alimentos saludables, funcionales o extractos como los que estamos empezando a ver hoy día".

Semillas y algas

Un ejemplo es The Not Company, empresa cuyo software de inteligencia artificial, Giuseppe, genera fórmulas que emulan el sabor y textura de alimentos conocidos, utilizando solo ingredientes vegetales.

Así, en vez de huevos, su Not Mayo tiene como base una emulsión de proteínas de arveja y lupino, "un alimento chileno súper dejado de lado por la industria alimentaria", dice Matías Muchnick, fundador y CEO de la empresa.

"Lo interesante es que el computador propone formulaciones que es muy difícil que un humano piense". Por ejemplo, Giuseppe detectó que con champiñones, brócoli, nuez y jogi se llega al sabor de un chocolate o mezclando semillas y legumbres se tiene la base para hacer queso o yogurt sin leche, productos en los que ya están trabajando.

Otra empresa que está fabricando versiones de alimentos que le gustan a la gente es Nutritarian Foods. Sus productos estrella son las hamburguesas, albóndigas, chorizos y ceviches veganos Rikü, a los que pronto se sumarán salchichas. En sus receta hay legumbres, cereales, semillas y granos nativos, como quínoa, chia y amaranto.

Los productos son parte de una tendencia que apunta no solo a los vegetarianos, "sino a personas que quieren alimentarse en forma más saludable, pero sabrosa, comer menos carne y cuidar el medio ambiente", dice Patricio Pacheco, gerente general de Nutritarian.

Considerando que Chile tiene 8 mil km de costa y más de 30 tipos de algas endémicas, "Comamos algas" es la invitación de Munani, empresa que emplea cochayuyo y luche como base para fabricar galletas para untar, bajas en grasa, sal y calorías, harinas para hacer masas o pastas y pan fresco.

La reciente Ley de Etiquetado de Alimentos abre, además, una oportunidad para los productos saludables. Un ejemplo es Nünis, una galleta horneada con 20% de cochayuyo y sabor a queso parmesano y orégano, que pronto comenzarán a vender en colegios, aprovechando, además, que los niños tienen menos prejuicios hacia las algas.

"Podemos hacer un sinfín de productos, como hamburguesas, pizzas o galletas dulces. La idea es que siempre puedas incluir un alga en la dieta", dice Javiera Gutiérrez, socia fundadora de Munani.

Publicado en: 
El Mercurio por Paula Leighton