Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

21 de Diciembre de 2016

Temática

 Bajo licencia Creative Commons / www.rpp.pe
Bajo licencia Creative Commons / www.rpp.pe

Amplio debate generó en el Parlamento la decisión de AB Chile (Alimentos y Bebidas de Chile A.G.), gremio que lanzó una campaña publicitaria llamada "Hagámoslo bien", en la que exhiben lo que a su juicio son falencias de la actual normativa de etiquetado de alimentos.

En la campaña, lanzada en redes sociales, se incluyen spots con rostros de la televisión y del deporte como el cantante Luis Jara o la atleta Isidora Jiménez y se plantea, por ejemplo, que se debería establecer una medición de niveles de nutrientes por porción y no cada 100 gramos de los alimentos, como se hace actualmente.

La industria advierte también que los límites establecidos por el Minsal "son extraordinariamente estrictos", por lo que no permite a los consumidores diferenciar entre productos "que pueden tener incluso el 50% menos de calorías, azúcar o sodio que otro, y sin embargo tienen la misma etiqueta", señaló el presidente de AB Chile, Rodrigo Álvarez.

Ante la campaña, el senador de RN Francisco Chahuán, perteneciente a la comisión de Salud, afirmó que tal como lo sostuvimos durante la tramitación de esta ley, creemos que la normativa es mejorable, en términos de que el etiquetado debe estar referido a las porciones y no a los 100 gramos. También creemos que plantea un desincentivo para la producción de alimentos light ". Agregó: "Esperamos que se puedan adoptar las correcciones necesarias. Porque hay que hacerse cargo de la obesidad y de las enfermedades crónicas producidas por los hábitos alimenticios, que pueden transformarse en verdaderas pandemias en los próximos años".

Un punto totalmente distinto planteó el senador Guido Girardi (PPD), integrante de la misma comisión, quien sostuvo que consideraba gravísimo que "transnacionales que se han dedicado durante años a vender comida basura disfrazada de saludable", inicien campañas de este tipo.

Además, aseguró que la norma actual ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud como una de las más acertadas técnicamente y que la industria "no puede pretender boicotear una política pública que fomenta el derecho a saber, salvar vidas y defender la salud de los niños".

Finalmente, señaló, ante las críticas, que "el actual etiquetado no prohíbe que la gente compre esos productos; lo único que señala es si los productos son saludables o no".

 
Publicado en: 
El Mercurio