Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Octubre de 2015

Temática

La Tercera
La Tercera

Estudio descubrió otra razón por la que embarazadas con diabetes gestacional tienen hijos sobre los cuatro kilos.

Hasta el 5% de las mujeres embarazadas pueden sufrir diabetes gestacional, condición caracterizada por el exceso de azúcar en la gestación y que se mantiene hasta que dan a luz.

En estas mujeres los altos niveles de azúcar en la sangre traspasan la placenta, por lo que el bebé comienza a producir más insulina para “atrapar” el azúcar y llevarla a las células, un proceso que los hace acumular más grasa y nacer con un tamaño superior al promedio de los otros bebés de término (sobre los cuatro kilos y hasta seis o siete kilos).

Investigadores de la Red Salud UC Christus siguieron en 1998 y 2011 a 251 mujeres con diabetes gestacional (DG), todas con sobrepeso u obesidad, que pese a cuidarse con la dieta y seguir las recomendaciones de los médicos, igual daban a luz  bebes extremadamente grandes. “No nos dábamos cuenta que la otra vía de crecimiento del bebé eran los triglicéridos”, dice José Andrés Poblete, jefe de la División de Obstetricia y Ginecología de la Red de Salud UC Christus, uno de los autores.

La hipótesis que tenían era que otro nutriente era el responsable del mayor tamaño y peso de estos niños. Así comenzaron a realizar exámenes de sangre para medir el perfil lipídico de las embarazadas que estaban pasando por el segundo y tercer trimestre de gestación, que son los periodos de mayor crecimiento fetal.

Los triglicéridos son un tipo de grasa en la sangre y en el tejido adiposo que acumula el cuerpo, se metabolizan en ácidos grasos y glicerol, y poseen un gran poder calórico. 

El hígado se encarga de transformar las calorías sobrantes en trigliceridos y acumular grasa. El feto no es capaz de hacerlo por lo que son los triglicéridos de la madre los que él acumula como grasa y por lo tanto haga que gane más peso que un bebé promedio. “Cuando los triglicéridos maternos-por cualquier razón- aumentan excesivamente durante el embarazo (a partir de la semana 34), entonces el feto puede subir de peso demasiado rápidamente, produciéndose macrosomía fetal”, explica Pablo Olmos, del Departamento de Nutrición, Diabetes y Metabolismo de la U.Católica.

Los triglicéridos altos causan macrosomía fetal no solo en las embarazadas con diabetes gestacional, también en las obesas y con sobrepeso sin esta condición. “Ya en 1989 se estableció que en embarazos de mujeres con obesidad pregestacional, y sin diabetes gestacional, aumentaba significativamente el riesgo de tener fetos macrosómicos. Aunque en esa época no se sabía el mecanismo, hoy podemos decir que un exceso de triglicéridos maternos es la causa”, señala Olmos. 

Hoy, en el control de la embarazada con DG se evalúan los niveles de glicemia y los rangos de crecimiento del bebé. Pero a la luz de este estudio, cambian los paradigmas en el tratamiento porque ahora se debe explorar también el nivel de lípidos de estas pacientes. “Así se le indica un apoyo nutricional no sólo de restricción de hidratos de carbono, sino que también se le recomienda la disminución del consumo de grasas y así bajar los niveles de triglicéridos”, señala Poblete.

Como recomendación general, la dieta de las mujeres con diabetes gestacional debe incluir hidratos de carbono, lípidos y proteínas. “Al bajar hidratos de carbono, necesariamente tenemos que subir la ingesta de los otros dos elementos. Si la paciente tiene los lípidos alterados, tenemos que subir el consumo de proteínas, por lo tanto, el ajuste nutricional es más fino”, explica el experto. En cualquier caso se deben evitar grasas como cremas, mantequilla, quesos entre otros y, en menor escala azúcares refinados.

Los bebés macrosómicos tienden a  tener una mayor prevalencia de hipoglicemia después del parto (brusca disminución de los niveles de azúcar en la sangre) y complicaciones traumáticas en el nacimiento.

Publicado en: 
Cecilia Yáñez, La Tercera