Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

15 de Junio de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons  / www.reikiactivo.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.reikiactivo.com

El lunes 27 de junio se producirá en todos los colegios del país una verdadera extinción masiva. Súper 8, kojacs, papas fritas, calugas, galletas y chocolates serán erradicados de los quioscos ubicados en su interior con la entrada en vigencia de la Ley 20.606, que prohibirá la venta de alimentos altos en grasas saturadas, azúcares o sodio en establecimientos educacionales.

En su lugar, los "quioscos saludables" ofrecerán alimentos como frutas, leche descremada, jugos sin azúcar y ensaladas (ver infografía).

Colegios de todo el país se han estado preparando para ese momento. Y varios van mucho más allá de lo que exige la ley.

Una oportunidad

Viviana Suárez, concesionaria del quiosco del Colegio Carampangue, de Talagante, tiene por ahora una modalidad mixta, donde ramitas y confites conviven con yogur y frutos secos. Para atraer con productos saludables ha recurrido a su creatividad, a productores locales y a la donación de frutas por parte de apoderados. Además de lácteos y frutas, "tengo palitos de miel, huevos duros de gallina y de pato, y brochetas de frutas", ejemplifica.

En el Liceo Galvarino Riveros, de Castro, la ley se convirtió en una oportunidad para que el Centro de Padres concrete su antiguo proyecto de instalar un quiosco saludable. "Lo vemos como una forma de educar y hacer prevención de salud", dice Inés Navarro, su presidenta. Como la idea no es lucrar, con el margen de ganancias financiarán actividades de los alumnos y tendrán un calendario para que cada curso pueda vender ahí alimentos saludables que generen ingresos para sus actividades escolares.

En la Fundación Belén Educa, dos de sus 12 colegios ya tienen quioscos saludables, en Puente Alto y Maipú. Y en el de Cerro Navia -el Colegio San Damián de Molokai- comenzó la campaña "Yo me cuido", que esperan expandir a toda la red para incentivar el ejercicio y entregar información nutricional e ideas de colaciones saludables a los apoderados. Además, eliminarán las "completadas" que se hacen en el colegio para reunir fondos, y hablarán con los vendedores de golosinas y sopaipillas que se instalan fuera del colegio para que se reconviertan, señala Marianela Cisternas, directora de Comunicaciones de la Fundación.

Esta reconversión ya la hizo Ulises "Pelao" Manquel, quien lleva 39 años vendiendo golosinas afuera del Colegio Sagrados Corazones de Manquehue, en Vitacura. Aunque la ley no lo afecta, el colegio le pidió que se adapte. Así, con apoyo de ex alumnos y apoderados, ha ido introduciendo en su carrito huevos duros, ensalada de frutas y le llegarán frutos secos en porciones saludables y kojaks sin azúcar, entre otros productos.

Hay otros desafíos que requerirán el apoyo del colegio y los apoderados. Uno es el "mercado negro" de golosinas que venden los mismos niños dentro del establecimiento, otro es la escasez de proveedores de alimentos sanos.

También, las bebidas o colaciones saturadas en azúcar, grasa o sodio que lleven los niños. "Uno puede vender súper sano, pero si los papás mandan golosinas de la casa, no va a funcionar", dice Viviana Suárez.

Para eso, algunas iniciativas están buscando contribuir al cambio cultural y de actitud.

En Chiloé, el Departamento de Salud Municipal de Castro instalará dispensadores de agua en los establecimientos municipales y lanzará un concurso para premiar las iniciativas más creativas de venta de alimentos saludables que implementen los cursos. La idea es incentivarlos a reemplazar los tradicionales completos y golosinas que suelen vender los estudiantes para generar recursos.

Enrique Veloso, vocero del Mercado Lo Valledor, vaticina que los quioscos saludables serán un éxito. Hace siete años, y con apoyo de la Corporación 5 al Día, comenzaron a regalar cajas de frutas semanalmente a la Escuela Lo Valledor y luego agregaron otras dos de Pedro Aguirre Cerda, que solo venden frutas en sus quioscos. "Los tres han mejorado considerablemente su Simce de Vida Sana y, sobre todo entre los niños más chicos, se ha instalado el hábito de consumir frutas".

Prohibido
La ley establece que "no se podrán vender, comercializar, publicitar, ni regalar en un quiosco escolar alimentos envasados que tengan en su rótulo uno o más símbolos con el mensaje "ALTO EN..."

Publicado en: 
El Mercurio por Paula Leighton