Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

27 de Julio de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.cienic.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.cienic.com

Hoy se cumple un mes desde que entró en vigencia la Ley de Etiquetado de Alimentos, que obliga a los productos envasados que superen los límites establecidos por el Ministerio de Salud de grasas saturadas, azúcares, sodio y calorías a llevar el sello "alto en" y prohíbe la venta de estos en colegios.

Esto último porque, según han explicado las autoridades de Salud, el principal objetivo de la norma es generar un cambio en los hábitos alimentarios de los niños.

El problema, según los sostenedores de colegios, es que si bien los quioscos modificaron su oferta para tener alimentos saludables, estos no son del interés de los escolares.

"Y lo que vemos es que compran afuera, en la panadería que les queda de camino, o donde sea, chocolates, sopaipillas, bebidas, productos que no se pueden vender dentro del colegio, pero que no se puede prohibir que los coman", cuenta Lily Ariztía, gerenta general de la red de colegios de la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP).

Lo mismo asegura Hernán Herrera, presidente de la Corporación de Colegios Particulares (Conacep): "La ley está quedando coja porque los quioscos se transformaron, pero los niños se gastan la plata que les dan sus papás antes de entrar al colegio".

Los establecimientos han enviado correos electrónicos a los apoderados y publicado mensajes en sus sitios web sugiriendo a los padres que opten por colaciones saludables para sus hijos.

"Los papás tienen responsabilidad. Los colegios hacemos nuestra parte exigiendo que los quioscos cumplan la ley, pero sin el apoyo de los papás no se va a producir ningún cambio", puntualiza Herrera.

Ariztía asegura que debido al poco interés que muestran los escolares en la comida saludable, los dueños de quioscos están en problemas económicos. "Tuvieron que invertir para transformarse y venden poco. Muchos nos han dicho que van a tener que cerrar", sostiene.

Lo mismo cuentan desde Aramark, empresa que opera casinos y quioscos en colegios. El gerente de operaciones, educación y facility, Alfredo Schovelin, dice que "las ventas han bajado considerablemente, siendo prácticamente insostenible que continúen en operación los quioscos". Esto, porque "los productos saludables son bastante más caros que los demás, y los alumnos de los colegios no cuentan con un presupuesto que permita comprarlos", detalla.

Pero la representante en Chile de la Organización Panamericana de la Salud, Paloma Cuchí, cree que "es demasiado pronto para ver los efectos que se tiene con los quioscos. Hay que pensar que si se tiene 6 de cada 10 niños con sobrepeso, y pasan más tiempo en la cola del quiosco que haciendo actividad física, debemos decantar por aquello que sea un beneficio para nuestros niños".

Objetivo
6 de cada 10 menores tienen sobrepeso u obesidad. Por eso el foco de la norma está en los niños.

 
Publicado en: 
El Mercurio por Nadia Cabello