Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

25 de Mayo de 2016

Temática

Foto: Courtesy v1ctor/Flickr via Creative Commons / www.missionvalleynews.com
Foto: Courtesy v1ctor/Flickr via Creative Commons / www.missionvalleynews.com

Se lo considera el mayor mejoramiento terapéutico para la diabetes del adulto o tipo 2 desde la aparición de la insulina, hace 93 años.

Son las cirugías para bajar de peso o bariátricas que, de ahora en adelante, serán una opción más que se ofrecerá a estos pacientes cuando tengan obesidad, condición que afecta hasta a un 80% de ellos.

Este tipo de operación les normaliza los niveles de azúcar, y así no tienen que seguir tomando medicamentos o inyectándose insulina. Esta nueva forma de tratar la enfermedad fue sometida a votación de 45 entidades médicas y científicas del mundo, entre las que se cuentan la American Diabetes Association de Estados Unidos, la Society for Endocrinology, del Reino Unido, y la German Society for Obesity Surgery, de Alemania. De Chile participaron la Sociedad de Endocrinología y Diabetes, y la Sociedad de Cirugía Bariátrica y Metabólica.

La evidencia que se usó fue la que arrojaron 11 ensayos clínicos, y las conclusiones se publican en la revista Diabetes Care.

Cambio histórico

"Este es un hecho muy importante desde el punto de vista médico, que da esperanzas a miles de pacientes que no logran tener un buen control de su diabetes", dice a "El Mercurio" el doctor Francesco Rubino, jefe de Cirugía Bariátrica y Metabólica del King's College London, del Reino Unido, y quien lideró el diseño de las nuevas guías. "Ahora tenemos otra opción que ofrecerles. Se trata de un cambio histórico", destaca.

"Hasta ahora, las sociedades científicas internacionales eran muy reticentes, por lo que este apoyo tiene un impacto muy grande en la forma en que se tratará a estos pacientes", afirma el doctor Camilo Boza, cirujano de Clínica Las Condes y presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Bariátrica y Metabólica. Según el especialista, que participó también en el debate de las guías, esto facilita una relación de colaboración entre los diabetólogos y los cirujanos.

Se trata de una buena noticia en un mundo que vive "una epidemia de diabetes", advirtió el doctor Rubino. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen en la actualidad alrededor de 422 millones de pacientes, cifra que crece empujada por la obesidad.

En todo caso, hay que tener claro que la cirugía no sería pertinente para todos los pacientes, y no tendría que ser considerada una solución mágica para la diabetes. De todas maneras, a estas personas hay que ofrecerles -además de cambios en el estilo de vida y el uso de medicamentos-, la posibilidad de cirugía cuando los niveles de azúcar no están bien controlados, según Rubino.

En las guías aparecen cuatro alternativas. Las tres más recomendadas (ver infografía) son el baipás gástrico, la gastrectomía en manga y la banda gástrica. La cuarta es la llamada "derivación biliopancreática", que presenta "más problemas colaterales y puede ser un poco más peligrosa", advierte el doctor Boza.

Lo importante es analizar caso a caso y elegir la mejor alternativa para cada cual.

Otro factor que ha cambiado el panorama de esta enfermedad es el aumento de los precios de los nuevos fármacos que han aparecido, que pueden costar hasta 300 mil pesos mensuales. "Esto ha ayudado a que la cirugía se pague en menos tiempo, y hoy se estima que lo hace en dos a tres años", dice Boza.

Pero lejos, lo más relevante es que la cirugía logra un control radical de la enfermedad, lo que se traduce en que la persona gane en promedio 10 a 12 años de vida.

También gana en calidad de vida, ya que se reducen hasta en 30% los eventos cardiovasculares como los infartos al corazón o al cerebro. Además, se reducen los casos de ceguera, insuficiencia renal o de amputaciones, por lo que los años de vida que ganan años están libres de enfermedad.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina