Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

13 de Marzo de 2017

Temática

Bajo licencia Creative Commons / www.consejonutricion.wordpress.com
Bajo licencia Creative Commons / www.consejonutricion.wordpress.com

La ausencia de cifras. Ese es el gran problema de América Latina cuando se trata de cuantificar los problemas de salud que la afectan. Y esto es lo que se ve también en el área de la salud cardiovascular. Algo preocupante, ya que las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en la región, lo que se agrava a medida que la población envejece.

Para cambiar este panorama, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso el objetivo global de disminuir en 25% la mortalidad prematura por trastornos cardíacos para el año 2025.

En este contexto, se realizó un estudio que incluyó a nueve países, con el fin de contar con cifras más exactas sobre cuatro problemas cardíacos: hipertensión, infarto, fibrilación auricular -que es un tipo de arritmia- e insuficiencia cardíaca.

El trabajo reveló que estas condiciones afectan al 38% de la población mayor de 20 años de Chile. Le siguen Venezuela (33,4%), Brasil (32%), Panamá (29%), El Salvador (27,3%), México (25,6%), Colombia (17,4%), Perú (16%) y Ecuador (14%).

Una realidad que deteriora el bienestar de la población, hace perder años de vida saludable por discapacidad y por muerte prematura, reduce la productividad y genera una importante carga económica.

La buena noticia es que el país tiene también la menor mortalidad por estos problemas en la región, lo que habla bien de su sistema de salud.

Telemedicina

El sistema de telemedicina, que lleva más de 10 años en el país, ha sido un gran aporte para mejorar la salud cardíaca.

"Es muy bueno que Chile haya implementado este procedimiento para la lectura de electrocardiogramas y otros exámenes", dice Lynne Pezzullo, experta en Economía y Políticas Sociales de la Salud de Deloitte Australia, consultora que realizó el estudio. Según explica, el sistema de medicina a distancia funciona bien y produce importantes ahorros en hospitalizaciones, prolongando la sobrevida de los pacientes y mejorando su calidad de vida.

"La telemedicina la usamos hoy para el diagnóstico precoz de una condición y para hacer el seguimiento del paciente que debe cumplir con su terapia", dice el doctor Marcelo Llancaqueo, de la Sociedad Chilena de Cardiología (Sochicar).

Según el especialista, el problema es que la telemedicina es muy buena cuando la enfermedad está instalada, pero no en la etapa temprana de los estilos de vida riesgosos, que son los que pueden llevar a una enfermedad cardíaca.

Otra iniciativa que Pezzullo destaca por sus buenos resultados, sobre todo para las zonas remotas de los países, es la llamada "asistencia telefónica estructurada", que permite dar consejos y orientar al paciente para que cumpla de mejor manera el tratamiento y pueda cambiar su estilo de vida. También es útil para quienes se controlan en su hogar la presión, por ejemplo, para que en caso de un aumento de ella puedan recibir indicaciones telefónicas para manejar la situación.

En cuanto a la asistencia telefónica, el doctor Llancaqueo explica que se han hecho algunos estudios piloto en el país. En el caso de la insuficiencia cardíaca se ha demostrado que cuando los pacientes son contactados por teléfono para que asistan a sus chequeos o para entregarles consejos acerca de su condición, "estos pacientes evolucionan francamente mejor, disminuyen las consultas de urgencia y el ausentismo laboral", dice. Por estas ventajas, se trata de una iniciativa que se debería implementar en el sistema de salud del país, tanto público como privado.

Publicado en: 
Sebastián Urbina, El Mercurio