Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

05 de Mayo de 2017
Bajo licencia Creative Commons  /  www.vidacotidianitica.blogspot.cl
Bajo licencia Creative Commons / www.vidacotidianitica.blogspot.cl

Pese a ello, este tipo de productos se ha vuelto más asequible debido al mayor acceso económico. El país es el mayor consumidor del mundo y gasto familiar de bebidas supera al de legumbres y frutas.

“Sin una acción política que eleve el precio de las bebidas azucaradas, los esfuerzos para abordar la epidemia de obesidad se verán obstaculizados”. Es la conclusión a la de un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer publicado ayer.

La investigación tomó en cuenta el precio real de un litro de Coca-Cola en 82 países y los precios relativos de ingresos según su ingreso per cápita anual entre 1990 y 2016. ¿Por qué Coca-Cola? Según los investigadores porque es la marca más reconocida, con mayor disponibilidad de datos y porque representa el 25,8% del mercado mundial. En 79 de los 82 países hoy la Coca-Cola es más asequible que hace 25 años debido a una mezcla entre un aumento de renta y disminución de precios.

En el informe, Chile aparece entre los cuatro países en los que un litro de esta bebida es más caro y el quinto en el que menos aumentó la asequibilidad (qué tan fácil es comprar el producto).

Sin embargo, y pese a los dos factores anteriores el crecimiento del ingreso provocó que, entre los países de más altos ingresos, en Chile hoy sea más “fácil” comprar una que hace 25 años. “En general, una persona en 2016 podía comprar 71% más bebidas azucaradas con la misma proporción de sus ingresos que las que compraban en 1990”, dice Jeffrey Drope, coautor del estudio.

Pese al incremento en el precio, en Chile las bebidas con azúcar tienen un lugar importante en el presupuesto familiar. Según un estudio de la U. del Bío Bío y el Ministerio de Salud, el 9% del presupuesto familiar se gasta en jugos y bebidas azucaradas y light, superando el gasto en legumbres (1%) y frutas (5%).

Otro estudio de la U. de Playa Ancha y la U. de Chile mostró que entre 1987 y 2007 el consumo de bebidas creció 151% pasando de un consumo promedio per cápita de 116 cc diarios a 289 cc e incluso medio litro en el último quintil. Según la revista The Lancet, Chile es el país con mayor consumo de bebidas azucaradas per cápita del mundo.

Buena parte del 67% de sobrepeso y obesidad que muestra la última Encuesta Nacional de Salud, dicen los expertos, se explicaría por este alto consumo de bebidas.

Para Marcia Erazo, académica de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, todos los estudios han mostrado que su consumo es uno de los responsables de la obesidad y de la diabetes tipo 2. Para reducir su acceso, dice, se ha probado que el aumento de los precios es una de las mejores medidas.

En 2014, se aumentó el impuesto a las bebidas mediante la Reforma Tributaria (de 13 a 18%), pero para los expertos y la OMS es insuficiente.

“En Chile su consumo está asociado a estatus. La gente cree que comer legumbres y tomar agua es de pobres, mientras que tomar bebidas representa bonanza económica. Esto tiene que cambiar con educación y medidas eficaces como el aumento del impuesto, tal como se hizo con el tabaco”, indica Erazo.

Marisol Figueroa, gerente general de AB Chile, cree que el “alza artificial de precios con impuestos no genera el impacto en el consumo que algunos esperan, ya que el comportamiento de los consumidores no es lineal” y no se puede predecir. Este mismo estudio, dice, muestra que Chile se encuentra entre los países con el precio más alto por litro y entre los que presentan la mayor brecha entre variación en los ingresos y el precio de las bebidas. “Todas estas estadísticas demuestran que el precio, especialmente cuando es incrementado artificialmente, no es una condicionante en la variación de consumo”, insiste.

Consultados por este estudio, Coca-Cola Chile dice que la obesidad es multicausal y “no existe ningún producto que en sí mismo sea el causante de la epidemia”. “Consumir demasiada azúcar, incluyendo la que contienen alguna de nuestras bebidas, no es bueno para nadie, y puede contribuir al aumento de peso y a la obesidad”, reconocen.

Por lo mismo, dicen, buscan contribuir y acompañar la transformación de los hábitos de consumo y así, las personas disfruten de las bebidas con azúcar en la medida justa y al mismo tiempo promueven y aumentan la accesibilidad a bebidas bajas y sin calorías en envases diversos tamaños. “En los últimos 18 meses, Coca-Cola Chile ha reducido el azúcar en 29 de sus 75 productos. Hoy el 60% de sus bebidas son bajas y sin calorías, y una de cada cuatro Coca-Cola que se venden en Chile, no tiene azúcar ni calorías. Para este año la compañía estima retirar 23.000 mil toneladas de azúcar del mercado”, señalan.

Según Figueroa, “en Chile no hemos hecho el trabajo de promover hábitos de alimentación más saludables”. “Si queremos revertir esta situación debemos concentrarnos en promover mejores hábitos de alimentación en toda la población, especialmente entre los niños”.

Publicado en: 
Cecilia Yáñez, La Tercera