Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

19 de Mayo de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.canalnuestratele.com
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.canalnuestratele.com

"El tabaco es el único producto legal que mata hasta a la mitad de sus consumidores", parte advirtiendo la Organización Mundial de la Salud en su Informe sobre el Control del Tabaco en la Región de las Américas 2016, dado a conocer ayer. Y a nivel mundial, agrega, el fumar causa la muerte de una persona cada seis segundos.

En el documento, Chile muestra grandes avances en la lucha contra esta adicción, pero sigue siendo el mayor consumidor de cigarrillos de América, con un 39% de los mayores de 15 años. Asimismo, llama la atención que en los menores de 15 años, el mayor consumo es de las mujeres (27,8%), comparado con los hombres (19,8%).

El país destaca por tener un monitoreo de este problema de salud pública con encuestas periódicas, cumplimiento de los ambientes libres de humo (centros de salud, educacionales, oficinas, restaurantes, etc.), advertencias sanitarias en cajetillas y prohibición de publicidad, entre otros. Pero faltan ofertas de tratamiento para la dependencia a la nicotina.

Fuertes impuestos

"En este informe, Chile se destaca porque aplica impuestos que representan el 80,8% del precio de venta de los cigarrillos. Esto lo deja como el único país del continente que cumple la meta de la OMS en esta materia, que es del 75% o más", dice la doctora Adriana Blanco, asesora regional para el control del tabaco de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En todo caso, agrega, el país tiene "una alta prevalencia de consumo de tabaco", por lo que es importante seguir avanzando en las políticas de control.

"Hemos tenido avances sustantivos, pero no hay que bajar la guardia", dice la doctora Lidia Amarales, ex subsecretaria de salud y colaboradora de la organización Chile Libre de Tabaco.

La especialista destaca que el país ha cumplido prácticamente todas las medidas de control del tabaco, "pero estamos al debe en la oferta de alternativas para quienes desean dejar de fumar. Esto no existe ni en el sistema público ni en el privado de salud", advierte. Algo que es fundamental, ya que solo un 2% a 3% de los fumadores puede dejar espontáneamente esta adicción. "Esto se debe, como lo ha dicho la OMS, a que el tabaquismo representa tres condiciones: es una enfermedad, una adicción y un factor de riesgo para otras patologías", detalla Amarales.

En todo caso, según la doctora Blanco, "el ministerio de Salud de Chile ya nos ha pedido la colaboración técnica como OMS para avanzar en la oferta de terapias para dejar de fumar".

Otros puntos importantes en que Chile necesita ponerse al día es en ocupar el 100% de la cajetilla con mensajes de advertencia, y que en los puntos de venta no se exhiban los productos. "Hoy tenemos dispensadores con forma de pantalla plana, mucha veces iluminados, que incluyen publicidad a la vista del público. En países como Inglaterra, las cajetillas están en muebles cerrados", explica la doctora Amarales.

Un elemento adicional que afecta a Chile es que, al tener la mayor prevalencia de tabaquismo del continente, tiene el mayor gasto de salud por enfermedades asociadas al fumar en América Latina. Las tres primeras causas de muerte del país son las enfermedades cardiovasculares -que incluye infartos cardíacos y cerebrales-, los tumores de todo tipo, y las enfermedades respiratorias como bronquitis, neumonías o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). En todas ellas, el principal factor de riesgo es el tabaquismo.

Según la doctora Blanco, lo que viene ahora es sacar adelante el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, que surgió en 2012 y que "Chile no ha firmado ni ratificado", advierte.

El apoyo colectivo de los países en esta materia es crucial, porque se busca terminar con el contrabando que cruza las fronteras.

Por último, esta autoridad llama a seguir impulsando estas políticas, y advierte que el principal obstáculo para ellas sigue siendo la industria del tabaco, "que continúa interfiriendo como puede estas iniciativas, en forma más abierta o más encubierta".

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina