Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

02 de Mayo de 2017
Flickr Daniela Cifuentes / Licencia Creative Commons
Flickr Daniela Cifuentes / Licencia Creative Commons

Organismo prevé alza de 40% en casos de diabetes e hipertensión y dice que el costo en productividad llegó a US$ 108 millones.

Unos 2,9 millones de casos de enfermedades por año están relacionados con el sobrepeso y la obesidad en Chile, y se estima que el 95% de ellos tienen que ver con hipertensión y diabetes tipo 2 , según el estudio El costo de la doble carga de la malnutrición: Impacto social y económico en Chile, Ecuador y México, dado a conocer la semana pasada por la Cepal.

El reporte agrega que los casos de diabetes e hipertensión sufrirán un alza de 40% a 2030 en el país. “Si todo sigue igual, la proyección es que eso pasaría en el futuro”, dice la doctora Lorena Rodríguez, jefa del Departamento de Nutrición y Alimentos del Ministerio de Salud (Minsal).

La Cepal también advierte que en el período 2015-2030 se producirán 204.000 muertes por esta causa en Chile. Hoy los decesos anuales llegan a los 12.081, pero cuando termine la próxima década estos habrán experimentado un alza de 13% respecto a 2014, año considerado línea base del estudio.

Cristóbal Cuadrado, académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, agrega que en el país un 10% de todas las muertes anuales son atribuibles a enfermedades relacionadas o a consecuencia de la obesidad, según un estudio que realizó el año pasado. “Es un número bastante parecido a lo que está encontrando este estudio de la Cepal”, dice el investigador.

El informe regional dice que según los últimos datos disponibles, la prevalencia de sobrepeso y obesidad para Chile es en torno a un 70%, en la población mayor de 20 años, lo que provoca un fuerte impacto en la economía y en el sistema de salud. En 2014, por ejemplo, el costo total de la enfermedad fue de US$ 493 millones, equivalente a 0,2% del PIB. De esa cifra US$ 108 millones es el impacto en la productividad por muertes prematuras y ausentismo laboral. La Cepal agrega que para el mismo año, el costo para el sistema de salud público fue de US$ 330 millones.

Alza de impuestos

¿Cómo combatir la obesidad? ¿Debería ser, por ejemplo, una patología Auge? Cuadrado dice que las dietas, operaciones o los fármacos para bajar de peso son intervenciones muy inefectivas. “En la cirugía que es lo que la gente cree que es muy efectivo, la verdad es que hay mucho efecto rebote. La cirugía bariátrica no es inocua, tiene bastantes efectos adversos, y además es muy costosa (…) Por lo tanto, la idea de que la obesidad tiene que enfrentarse desde el tratamiento médico individual, la verdad es que la evidencia científica muestra que es una aproximación muy poco efectiva”, señala el experto, quien agrega que la evidencia demuestra que las medidas estructurales, como el etiquetado de alimentos, impuestos a la comida chatarra o subsidios a frutas y verduras , son medidas más efectivas para enfrentar la epidemia.

Lorena Rodríguez coincide y recuerda que la Organización Mundial de la Salud promueve este tipo de estrategias y que un cambio en el entorno de las personas es mejor que un superespecialista, aunque igual como ministerio poseen medidas individuales que se aplican en los consultorios, a través de un programa que apoya con tratamiento psicológico, nutricionistas y médicos.

La experta del Minsal dice que a nivel estructural este año están avanzando, junto al Ministerio de Hacienda, en un estudio para evaluar un alza de los impuestos a los alimentos sólidos con altos niveles de nutrientes críticos como azúcares, sodio, grasas saturadas y calorías. En esta categoría ingresan las golosinas y los snack dulces, entre otros.

“La idea es evaluar qué nivel de impuestos tendría que ser para que impactara en el consumo. Ese estudio debería tener un informe al final del año con una recomendación en términos de si es costo efectivo aumentar impuestos en otros alimentos y ya no solo las bebidas azucaradas”, dice la doctora, quien explica que ya se creó un comité técnico para analizar este tema. Las bebidas tuvieron un alza de impuestos en 2014. En la oportunidad se subió de 13% a 18% el impuesto a las bebidas con azúcar y se bajó de 13% a 10% en las sin azúcar.

Quioscos y publicidad

Desde el Minsal explican que los ejes de la estrategia chilena, además de los impuestos a las bebidas, pasan por el etiquetado de alimentos, la restricción a la publicidad y los programas de Vida Sana (en los consultorios) y el de comunidades saludables, políticas que deberían cambiar las proyecciones del estudio de la Cepal, sobre el alza de muertes y enfermedades relacionadas con la obesidad. “Con estas medidas uno tiende a quebrar la tendencia, por lo tanto se estabiliza y no debería seguir aumentando”, dice Rodríguez.

Para este año, junto con evaluar la aplicación de impuestos a los alimentos con nutrientes críticos, el ministerio espera terminar la redacción del nuevo reglamento que ampliará la restricción de la publicidad de alimentos en la TV y el cine; es decir, no puede haber publicidad de alimentos “altos en” en el día, aunque la publicidad no esté dirigida a los niños.

Asimismo, este año se promoverá que las comunas aborden el tema desde una mirada territorial para que, a través de ordenanzas, se regulen los quioscos que están en los entornos escolares. “Hay dos alternativas: hay algunos que lo que hacen es prohibir la venta de alimentos no saludables alrededor del colegio y lo que hacen esos carritos es alejarse, y hay otras comunas que lo que han hecho es ayudarlos a reformularse para que puedan vender alimentos saludables”, explica Rodríguez.

Publicado en: 
Carlos González Isla / La Tercera