Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

09 de Julio de 2016

Temática

Foto de La Tercera
Foto de La Tercera

Son los llamados sedentarios inactivos, el grupo que más preocupa a la autoridad.

El 80,2% de los chilenos de más de 18 años (10.875.906 personas) son sedentarios según la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deportes (2015) del Ministerio del Deporte (Mindep). Hacen menos de 30 minutos de ejercicios físico intenso tres veces por semana. La principal razón esgrimida es “falta de tiempo”.

De este 80,2%, 2.834.245 personas son, además, inactivos que nunca han practicado actividad física ni deportes y peor aún, no desean o no les interesa hacerlo.

Para la ministra del Deporte, Natalia Riffo, es un grupo duro y representa una situación más grave ya que  “no tienen motivación, ni hábito, ni adherencia”. Por lo mismo, dice, es necesario hacer un trabajo intersectorial con Salud para mostrar los beneficios de la actividad física y con Vivienda y municipios para crear más espacios públicos para ue las personas puedan ejercitarse.

Riffo también destaca que trabajan en planes regionales para potenciar la actividad física atendiendo las características  climáticas, geográficas y culturales a lo largo del país.

Según Sandra Mahecha, deportóloga de Clínica Meds, es probable que estos casi tres millones de personas crean que ser “físicamente activos” es “hacer deporte o ir a un gimnasio, salir a trotar y vestirse de buzo y zapatillas”. A su juicio, se debe romper con el mito: “Ser activo es salir a caminar, a pasear con el perro, jugar en la plaza con los nietos. Es realizar ejercicios de flexibilidad, fuerza y equilibrio y eso se puede hacer sin ir a un gimnasio, puede ser en una plaza con juegos, en un mall si camina rápido y no vitrineando”, dice la experta.

El problema del sedentarismo es transversal agrega. Tanto que las recomendaciones han cambiado. “Si antes un adulto debía realizar actividad física 20 minutos al día, tres veces a la semana, hoy se recomienda al menos media hora cinco veces a la semana. Es lo mínimo para mantenerse saludable, ni siquiera es para bajar de peso”.

Si la excusa es la falta de tiempo, Mahecha recomienda  distribuirlo 15 minutos en la mañana y otros 15 en la tarde. “Basta caminar rápido por 10 minutos tres veces al día todos los días. Las reuniones de trabajo o hablar por celular se pueden hacer caminando, dejar el auto más lejos, subir tres pisos varias veces al día, bajarse una estación del metro antes”, insiste.  

¿Cómo saber si la caminata es efectiva? “El ritmo debe aumentar temperatura, frecuencia cardiaca y respiratoria”.

Niños y adolescentes

Los menores de 18 tampoco lo hacen mejor. Si la recomendación dice una hora de actividad física al menos cinco veces a la semana, un estudio de 2010 señalaba que en el caso de las niñas, sólo lo hacían un día, y los niños, dos días a la semana. 

El Simce de Educación Física que se aplica en octavo básico, no mejora el panorama: en promedio, el 74% de los alumnos necesita mejorar su fuerza muscular, 66% su flexibilidad y 70% su capacidad aeróbica.

Niños y adolescentes deben realizar actividad física de moderada a intensa una hora al día, todos los días, como mínimo para ser saludables física, sicológica y cognitivamente. 

Marioly Solís, profesora de Educación Física de Clínica Meds, dice que lo fundamental para acabar con el sedentarismo en niños es la motivación y el juego. Ayuda a la adherencia en el tiempo. “Hay que orientarlos a actividades que sean de su agrado y fortalecer su autoestima y considerar que los niños con sobrepeso y obesos no tienen las capacidades físicas de sus pares por lo que el nivel de actividad debe ser acorde a ellos para que experimenten sensación de éxito”, señala.

Se pueden usar sus propios aparatos tecnológicos. Que sigan en su celular, por ejemplo, una coreografía de un cantante, o videojuegos de bailes. Lo importante, dice, es no olvidar que el mejor ejercicio es el que se hace.

Publicado en: 
La Tercera por Cecilia Yáñez