Publicado el

06 de Julio de 2017

Temática

Foto: Bajo Licencia Creative Commons / Pixabay Herney
Foto: Bajo Licencia Creative Commons / Pixabay Herney

Investigadores usaron roedores genéticamente similares para definir el rol que estos microbios juegan en la forma como el cuerpo responde a la dieta. 

Investigadores del Imperial College de Londres han descubierto que ciertos compuestos, producidos por bacterias a nivel intestinal en ratones, pueden utilizarse para identificar qué animales están en mayor riesgo de convertirse en obesos o desarrollar problemas de salud como diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Para ello realizaron exámenes de orina, para identificar las bacterias presentes en el intestino, al inicio del estudio y luego de cambiar la dieta de los ratones por una abundante en grasas.

En la investigación se vio cómo ciertos metabolitos hallados en la orina eran predictivos de algunos resultados, como cambios en el comportamiento, aumento de peso e intolerancia a la glucosa.

Pruebas en humanos

Las dietas ricas en grasas son un importante factor de obesidad y enfermedades asociadas. Sin embargo, la evidencia muestra que personas comiendo la misma dieta alta en grasas pueden tener diferentes resultados.

Según los investigadores, el microbioma -el ecosistema de bacterias que viven en el tracto digestivo- sería determinante en ello. Por lo que este hallazgo podría conducir a dietas personalizadas en base a la composición de la flora intestinal de las personas.

"Sabemos que el medio ambiente y la genética pueden influir en nuestro riesgo de obesidad y enfermedad, pero los efectos de las bacterias que viven dentro de nosotros son menos conocidos", dijo el doctor Marc-Emmanuel Dumas, quien dirigió la investigación que fue publicada ayer en Cell Reports.

Estos hallazgos serán explorados en un ensayo clínico con dos mil pacientes, en el que se analizan datos de su estilo de vida, dieta y otros factores, así como sus microbiomas.

 
Publicado en: 
Por: El Mercurio