Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

16 de Febrero de 2017

Temática

 Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com
Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com

Reducir el consumo de calorías no solo ayuda a mantener un peso saludable. Cada vez más evidencia científica muestra que cuando la restricción calórica se hace en forma intermitente, los beneficios se traducen en más años de vida saludable y mayor longevidad.

Si bien gran parte de estos estudios se han realizado en animales de laboratorio, investigadores de la U. de Southern California acaban de demostrar que los beneficios también se observan en humanos.

En el estudio -publicado ayer en la revista Science Translational Medicine- se incluyó a 100 voluntarios sanos de entre 20 y 70 años. La mitad consumió una dieta normal por tres meses -con un promedio de 2.200 calorías diarias- y la otra mitad debía restringir su ingesta alimenticia durante cinco días seguidos al mes con una dieta baja en calorías, azúcares y proteínas, pero alta en grasas no saturadas, presentes en frutos secos y paltas, por ejemplo (ver recuadro).

Sin medidas parche

Tras analizar a los 71 voluntarios que terminaron el ensayo clínico, los investigadores detectaron que aquellos que habían seguido la dieta que imita un ayuno redujeron su grasa corporal y bajaron en promedio 2,6 kilos, además de disminuir sus niveles de presión arterial y de factor de crecimiento análogo a insulina tipo 1 (IGF-1), una hormona que se asocia a procesos de envejecimiento y enfermedades como cáncer.

Además, en una segunda etapa del estudio, aquellos participantes con alto riesgo de enfermedades metabólicas que restringieron su ingesta calórica mostraron una leve reducción en su índice de masa corporal, presión arterial, glucosa en ayunas, IGF-1, triglicéridos, colesterol total y colesterol malo (LDL) y proteína C reactiva, un marcador de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

"Pareciera que se puede apuntar al problema de base más que solo poner un parche curita", dijo Valter Longo, bioquímico y autor principal del estudio, al comentar los beneficios de la restricción calórica.

"Este es uno de los estudios más importantes que he visto, tanto en cantidad de participantes como en calidad metodológica, por tratarse de un estudio aleatorio y cruzado. A esto se suma que no hay muchos estudios de ayuno intermitente en humanos", señala Samuel Durán, doctor en Nutrición y presidente del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile.

En un estudio anterior con ratones, Longo había mostrado que la restricción calórica activa la capacidad de los animales de restaurar y reactivar sus tejidos. La regeneración hepática, por ejemplo, fue más rápida en los animales que ayunaron, además aumentaron sus células madre hematopóyeticas, responsables de la regeneración de la sangre y el sistema inmune.

Un auto bien cuidado

A la creciente investigación en esta nueva línea de la gerontología, esta semana se sumó un estudio en la revista Molecular & Cellular Proteomics, donde investigadores de la U. Brigham Young (EE.UU.) mostraron que ratones que consumieron 35% menos calorías que el grupo de control, eran más enérgicos y sufrían menos enfermedades.

Tras analizar el metabolismo celular de estos animales, los investigadores, dirigidos por el bioquímico John Price, concluyeron que el ayuno intermitente genera cambios al interior de las células que prolongan la vida útil de los ribosomas, estructuras de la célula donde se produce la síntesis de proteínas.

Price, compara los ribosomas con un auto caro: al dar la oportunidad de que partes de éste se reparen en forma periódica con el ayuno, se les permite seguir fabricando proteínas de alta calidad por más tiempo que si esta suerte de mantención no se hiciera. Como resultado, todas las células y el cuerpo entero funcionan mejor. "No es solo que los individuos vivan más. También mantienen mejor su cuerpo, por lo que son jóvenes por más tiempo", explica Price.

Publicado en: 
Paula Leighton, El Mercurio