Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

02 de Mayo de 2016

Temática

Foto: AFP / El Mercurio
Foto: AFP / El Mercurio

Mucho más eficaz que el anuncio de una cerveza es ver a un actor famoso tomándola en la serie de moda. Eso las marcas lo saben desde hace tiempo y lo utilizan para influir en los hábitos de consumo de los televidentes. El problema es que un gran porcentaje de quienes están frente a la pantalla son adolescentes, incluso en programas pensados para adultos.

Esta relación de cosas llevó a investigadores estadounidenses a indagar cuál es su impacto y la respuesta es lo que sospecharon: la publicidad de alcoholes y su presencia en programas de TV, sin mayores restricciones, incide fuertemente en los gustos juveniles por estas bebidas.

"Las compañías tabacaleras no tienen permitido publicitar sus productos en programas de televisión desde el año 2000, pero las marcas de alcohol continúan autorregulando su presencia en los medios", dice Joy Gabrielli, autora principal del trabajo e investigadora del Centro Médico del Darmouth College.

Este fin de semana, durante la reunión anual de las Sociedades Pediátricas Estadounidenses, presentó el trabajo, en el cual analizó 10 populares programas de televisión y la frecuencia en que aparecían bebidas alcohólicas en ellos. Luego, junto a su equipo entrevistaron a 2.600 jóvenes entre 15 y 20 años, de ambos sexos, para conocer sus hábitos de ingesta de alcohol y cuánto veían estos programas.

En promedio, en cada episodio de estas series aparecían más de dos marcas de alcoholes; incluso, "en algunos llegamos a contar hasta 13 marcas diferentes. Eso sin considerar la publicidad que se transmitía en los comerciales", dice Gabrielli.

Algunas marcas y tipos de alcohol eran más frecuentes que otros: por lejos, la cerveza era la de mayor presencia.

Al cruzar esta información con las encuestas, se vio que las marcas y tipos de alcohol más consumidos por los adolescentes entrevistados coincidían con aquellos que tenían mayor presencia en pantalla.

"Además, entre los jóvenes que reportaron pasar más horas frente a estos programas encontramos a muchos con alto consumo de alcohol y problemas asociados, como 'binge drinking' (consumo intenso en una ocasión)", dice la investigadora.

A su juicio, el fenómeno se replica en otras latitudes.

Percepción de riesgo

Así lo cree también la doctora Ana Marina Briceño, psiquiatra infanto-juvenil de la Unidad de Adolescencia de la Clínica Alemana.

"La publicidad está pensada para inducir el consumo, pero los adolescentes son más vulnerables, en parte, porque están en una etapa de cambios que les generan dudas e inquietudes; se sienten muchas veces inseguros y pueden buscar esa seguridad en elementos externos".

Así, si un famoso se muestra confiado, seguro y exitoso con una botella de alcohol en la mano, lo imitan.

Por otro lado, su presencia cotidiana en TV hace que disminuya la percepción de riesgo hacia esta sustancia, advierte Briceño. "Es similar a lo que ha pasado en Chile con la marihuana, y está estudiado que la percepción de riesgo es uno de los factores más importantes para prevenir el consumo".

El psicólogo Carlos Vöhringer, director de Paréntesis Asesorías, advierte que culturalmente en Chile el consumo de alcohol está "normalizado". "Hoy a muchos adultos no les parece extraño o anormal que los jóvenes comiencen a consumir alcohol desde la adolescencia, o que tengan episodios de consumo intenso en una ocasión".

A eso se suma la facilidad de acceso y el bajo costo.

Por otra parte, agrega la doctora Briceño, el problema está en que muchos de los daños asociados al alcohol son a largo plazo, y al adolescente no le preocupa. "Y los riesgos inmediatos, como violencia o accidentes, los impactan cuando le toca a alguien cercano".

Y ni aun así. "Con frecuencia nos llegan a Urgencia jóvenes por intoxicación alcohólica; la gran mayoría se tratan y no tienen mayores consecuencias. Entonces minimizan el hecho y hasta lo cuentan como gracia".

Publicado en: 
El Mercurio por C. González