Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

29 de Septiembre de 2015

Temática

Foto: AP, El Mercurio
Foto: AP, El Mercurio

 El aumento de la cantidad de personas mayores con diabetes tipo 2, o del adulto, no solo se debe a que esta enfermedad es más frecuente a medida que pasan los años, sino también a que los diabéticos más jóvenes están bien tratados y envejecen en buenas condiciones.

En todo caso, los especialistas consideran que cuando una persona debuta con una diabetes sobre los 60 o 70 años, hay que tratarla sin retraso y no temerle al uso de insulina.

De esta manera se logra darle la mejor calidad de vida posible, que debe ser la meta principal en estos casos.

El tema fue abordado por investigadores de distintos países en el Congreso Europeo de Diabetes que tuvo lugar en Estocolmo, Suecia, hace algunos días.

Cuidar el cerebro

"Hoy los diabéticos están viviendo más gracias a los mejores tratamientos y así llegan a viejos, pero ellos hacen más demencias que el resto de la población", dice la doctora Lyse Bordier, del Hospital Bégin, en Francia.

Esto es porque la diabetes favorece la inflamación y los infartos cerebrales, que muchas veces son pequeños.

"Si uno hace una resonancia magnética, ve en estos pacientes un volumen cerebral disminuido y una sustancia gris reducida", agrega esta investigadora.

Lo anterior produce daño cognitivo, que se refleja en problemas de alimentación, más caídas y accidentes, depresión y aislamiento social y familiar.

En todo caso, Bordier advierte que es muy importante evitar las bajas bruscas del azúcar en la sangre, que es uno de los riesgos del tratamiento de la diabetes. "Esto, porque es muy dañino para el cerebro, que es un órgano muy frágil".

La mayor cifra de pacientes con diabetes tipo 2 se alcanza entre los 75 y los 79 años.

"Antes de tratarlos es importante ver su salud, si sus riñones funcionan bien, si tienen otras enfermedades, como hipertensión, y si están tomando medicamentos, que a esta edad son cinco o seis en promedio", explica la doctora Melanie Davies, profesora de diabetes en la Escuela de Medicina de la Universidad de Leicester, Reino Unido.

Un problema que existe -según dice- es que los adultos sobre 75 años están excluidos de los estudios clínicos, lo que no permite diseñar mejores estrategias de tratamiento para ellos. Quizás esto explique que solo el 52% de estos pacientes estén bien controlados.

También hay que tener en cuenta que los adultos mayores forman un grupo de edad muy variado en cuanto a su salud, habilidades y aspiraciones. "Todo esto hay que tomarlo en cuenta antes de indicar un tratamiento, ya que la meta para ellos no es prolongar su vida, sino darles la mejor vida posible", dice el doctor Johan Eriksson, director del Programa de Investigación en Diabetes y Obesidad, de la Universidad de Helsinki, Finlandia.

Él advierte que la insulina está subutilizada en el adulto mayor. "Al parecer, hay una resistencia mental a la insulina dentro del personal médico, en estos casos".

Su uso -dice- debe ser con un esquema simple, que empiece con poca cantidad y vaya avanzando lentamente. Pero el miedo a usar este medicamento, definitivamente hay que desterrarlo.

Publicado en: 
El Mercurio por Sebastián Urbina