Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

18 de Enero de 2017

Temática

Entre 2000 y 2014 mortalidad por esta causa creció 28% en población menor de 45 años. Solo en hombres, el incremento fue de 38%.

A las urgencias de clínicas y hospitales están llegando cada vez más pacientes infartados de menos de 45 años, e incluso, menos de 40 años. “Lo que antes era un evento especialmente raro, hoy es relativamente frecuente. Pero sigue siendo un porcentaje bajo, de todos los infartados que llegan, cerca del 3% son menores de 40 años”, señala Manuel Méndez, cardiólogo de la Facultad de Medicina de la UC.

Según los datos de la Encuestas Vitales del INE, en el año 2000 murieron 149 personas entre los 15 y 44 años a causa de un infarto agudo al miocardio. En 2014 fueron 190, lo que representa un aumento del 27,5%. Ahora, si para el mismo periodo se considera solo a los varones entre 15 y 44 años, el incremento es del 38% (de 121 a 167 fallecidos). La situación de las mujeres fue distinta: de 28 muertes registradas en 2000 se bajó a 25 en 2014.

Según Méndez, hoy la incidencia de factores de riesgo para un ataque al corazón es mayor entre las personas más jóvenes. ¿La razón? Hay más obesidad, hipertensión y tabaquismo en este grupo de personas que hace 20 o 30 años. A eso se suma también el consumo de drogas como la cocaína, situación que él mismo demostró en un estudio publicado en 2013 donde casi dos tercios de los pacientes jóvenes que sufrieron un infarto habían consumido esta droga horas previas al evento. “Probablemente si analiza los grupos de pacientes que se infartan antes de los 40 son más fumadores y obesos”, dice.

Sonia Kunstmann, cardióloga de Clínica Las Condes, dice que existe un claro aumento en el número de infartos en población joven, hombres y mujeres, lo que a su juicio, está influenciado por situaciones de mucho estrés como la muerte de un hijo o un acto violento y el consumo de drogas como la cocaína que hace que las arterias coronarias se contraigan.

Según Ingmar Roessler, cardiólogo de Clínica Alemana, es difícil precisar de manera objetiva si existe un incremento en la incidencia de casos, pero reconoce que sí se puede “intuir que hay un aumento aparente de población más joven con patología cardiaca”. Respecto de las razones, dice que se puede especular con el tabaquismo, el estrés, las drogas duras, el ejercicio físico de fin de semana sin evaluación ni preparación necesaria.

Para Alejandro Dapelo, presidente de la Sociedad Chilena de Cardiología la mortalidad por infarto agudo al miocardio no ha aumentado según las cifras estadísticas que manejan. A su juicio, el aparente incremento de la mortalidad pudiera ser explicado por una mejor notificación, la inclusión de muertes súbita y nuevos marcadores para determinar el diagnóstico.

Publicado en: 
Cecilia Yáñez, La Tercera