Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

22 de Octubre de 2015

Temática

Foto: Reuters, El Mercurio
Foto: Reuters, El Mercurio

Siete de cada cien mil chilenos es diagnosticado con cáncer testicular anualmente. Un problema cuya frecuencia ha ido en aumento a nivel global y que en Chile presenta cifras por sobre el promedio de países desarrollados, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Aquí como en otras latitudes, "la mayoría de los casos se da en hombres jóvenes, en su segunda o tercera década de vida", precisa el doctor Rodrigo Pinochet, urólogo de la Clínica Alemana.

Según el especialista, una mayor actividad a nivel celular y hormonal en los testículos explica el surgimiento de este tipo de tumores a esa edad, pero las causas de su desarrollo no están del todo claras.

Factores hereditarios -un padre o hermano con el mismo problema- y ambientales -tal como en otros cánceres, el tabaquismo también podría jugar un rol-; así como factores congénitos, como antecedentes de criptorquidia (el descenso incompleto hacia el escroto de uno o ambos testículos en la infancia), o un cáncer testicular previo aumentan el riesgo.

"El aumento de la incidencia puede deberse quizás a factores ambientales, pero también a una mejora en la pesquisa", explica el doctor Pinochet.

Autoexamen

De allí que el mensaje apunte a la prevención y, por ende, a un diagnóstico y tratamiento oportunos; uno de los objetivos de la VIII Semana de Lucha Contra el Cáncer.

"El cáncer es una enfermedad que se puede prevenir. Aproximadamente un tercio de todos los cánceres que existen, y que están provocando la muerte de muchos chilenos, se podrían haber prevenido", dice el doctor Jorge Gallardo, presidente de la Fundación CáncerChile.

Por fortuna, en el caso del cáncer testicular el pronóstico es positivo.

"Es frecuente que los pacientes asocien la aparición del tumor testicular con algún golpe o trauma previo al diagnóstico. Este punto ha sido revisado en múltiples ocasiones, pero es tan solo coincidencia, ya que el trauma conlleva al paciente a realizarse un autoexamen testicular", precisa el doctor Iván Pinto, cirujano urólogo del Instituto Oncológico de la Fundación Arturo López Pérez y de Clínica Santa María.

Aumento de volumen, durezas o dolor en un testículo son motivo de sospecha. De igual forma, hay que prestar atención a molestias en la parte baja del abdomen o la ingle.

"Como la autopalpación de mamas en las mujeres, lo más importante es el autoexamen testicular en los hombres, una vez al mes", precisa el especialista.

Estar atento a esos cambios y consultar hace una gran diferencia: hecho el diagnóstico, el tratamiento oportuno en etapas precoces permite una curación cercana al 99%. "Quienes tienen un cáncer testicular avanzado, que afecta zonas del abdomen o tórax, la cifra baja a un 80%", agrega Pinto.

Una preocupación para estos pacientes es su fertilidad. "El tumor inhibe la producción espermática y los tratamientos -como quimio y radioterapia- también pueden alterar la fertilidad", dice el doctor Pinochet. Por ello, se suele criopreservar espermios previo a la terapia. De todas formas, la mayoría de los pacientes recupera su fertilidad naturalmente a los dos o tres años.

Como el riesgo de desarrollar un nuevo tumor es mayor, se hace un seguimiento estricto en los primeros cinco años y luego en forma anual. "Va a depender del grado de enfermedad, el tratamiento realizado y del tipo de células involucradas", agrega Pinto, quien precisa que, de todas formas, este cáncer es un ejemplo de buena respuesta al tratamiento médico.

Publicado en: 
El Mercurio por C. González