Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

29 de Diciembre de 2015

Temática

Foto: El Mercurio
Foto: El Mercurio

La cantidad de calorías que puede haber solo en una comida de fin de año, sumando el aperitivo, el plato de fondo, el postre y los tragos, no solo preocupa a quienes cuidan su peso. También es un desafío para las especialistas en nutrición.

"Yo sé que no es el minuto de bajar de peso, pero la idea sí es mantenerlo", dice Andrea Valenzuela, nutricionista de la Clínica Alemana.

Para lograrlo, ella aprovecha los días libres para trotar. Y cuando se sienta a la mesa, toma algunas precauciones.

"Pienso ese día si tengo más ganas de comer dulce o salado, es decir, si voy a comer aperitivo o postre. Intento no comer las dos cosas". Además, ella, una fanática de los quesos, intenta no sobrepasarse en su consumo.

"Si yo hago el aperitivo, miro las porciones que dice el envase del queso. Si dice que son diez porciones, lo corto en diez y eso quiere decir que me puedo comer dos trozos".

La nutrióloga de Clínica Indisa, Pilar Fagalde, también prioriza el ejercicio, y agrega que ella solo se cuida "de los excesos". "En general como de todo, pero mido las cantidades. No tengo ningún tipo de restricción por algún problema de salud. Sin embargo, por mi formación, opto por alimentos más saludables, y si hay otros que no lo son tanto, los pruebo igual, pero en menor cantidad".

Aperitivo

"Si como queso al aperitivo, elijo el más saludable, como el de cabra. O evito los amarillos, que tienden a tener más grasas. Pero si hay carnes, prefiero, por ejemplo, el jamón serrano, que es menos calórico, y nunca elijo las papas fritas", confiesa la nutricionista de la Universidad Católica, Carla Leiva.

La doctora Ada Cuevas, nutrióloga de la Clínica Las Condes, prefiere, en cambio, los aperitivos con mariscos o ceviches. "En general como de todo, hay que disfrutar estas fechas, pero el ceviche es bajo en calorías y me encanta. Además me favorece que no soy tan buena para los dulces".

Si la comida es un buffet, Andrea Valenzuela tiene una técnica para servirse de manera saludable: "Intento que dos cuartos del plato sean ensalada, un cuarto carbohidrato y un cuarto carne. Y si me repito, me repito la proteína. Además, si hay salsas a la crema para agregarle, no lo hago. Tampoco uso dressing a base de mayonesa. Prefiero aliñar la ensalada con aceite".

Carla Leiva también elige las proteínas y, en general, los cortes más magros -como posta, lomo liso o filete-, acompañados con ensalada verde. "La carne es bastante contundente y la ensalada verde tiene harta fibra, lo que controla la saciedad, así que si como esos alimentos intento evitar el pan".

Para Leiva una de las malas ideas es saltarse las comidas porque se sabe que se va a comer más por la noche. "Lo peor que puedes hacer es estar en ayunas y llegar a la cena con hambre", dice.

Para beber, todas prefieren evitar los cócteles con azúcar y destilados, y en cambio priorizan el espumante, el vino y la cerveza.

"Además, siempre me estoy hidratando con agua. Pero como puede ser un poco fome el agua sola, preparo agua con sabor, con cáscaras de pepino, jengibre, menta o berries. A veces también preparo un mojito con espumante, con endulzante, menta y limón. ¡Es súper rico!", dice Valenzuela.

"Si voy a comer a las 12, salgo de la casa con una ensalada con atún o huevo duro. Si no, llego muy ansiosa a la comida y me lo como todo. Siempre intento que no pasen más de cuatro o cinco horas sin comer, de lo contrario como el doble".

ANDREA VALENZUELA NUTRICIONISTA DE LA CLÍNICA ALEMANA

"No tanto esa noche, pero en los días posteriores me cuido más de lo habitual. Me pongo más estricta con la alimentación. Al día siguiente tomo harto líquido y como más verduras y cosas fresquitas. Además, no dejo de hacer ejercicio".

DOCTORA ADA CUEVAS NUTRIÓLOGA DE LA CLÍNICA LAS CONDES

Publicado en: 
El Mercurio por Amalia Torres