Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

27 de Octubre de 2016

Temática

Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com
Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com

La tendencia es clara: baja el tabaco y sube la marihuana.

Con datos de las encuestas hechas por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) entre 2008 y 2014, académicos de la Universidad de los Andes analizaron cómo ha evolucionado en el país el consumo de ambas sustancias en la población de 12 hasta los 65 años.

Y así detectaron el inverso panorama en la ingesta: si bien la de tabaco experimenta una disminución, la de marihuana casi se ha duplicado.

Gabriel Cavada, académico que lideró el estudio, explica que "entre 2008 y 2014 se observó una baja estadísticamente significativa en el consumo de tabaco, de 38,6% a 33,1%. En el caso de los hombres, el descenso es de 8,1 puntos porcentuales. Entre las mujeres la caída es menor, de 3,8 puntos porcentuales, pero igualmente es significativa".

Pero respecto del uso de marihuana las cifras muestran que creció de 2,6% de la población encuestada en 2008 a 4,8% en 2014. En los varones se evidencia un mayor uso de esta droga (pasó de 4,5% a 6,7%), mientras que entre las damas la ingesta casi se triplicó en siete años (de 1,2% a 3,3%).

Cavada agrega que "si bien hay que estudiarlo más a fondo, el consumo aumenta más entre los adultos, no entre los jóvenes como se podría pensar".

Así, según los datos del estudio, mientras en 2010 había un consumidor de marihuana por cada 16 de cigarrillos, en 2014 la tendencia avanzó hasta tener uno de marihuana por siete de cigarrillos.

Para Jaime Mañalich, ex ministro de Salud y también académico de la U. de los Andes, esta realidad se da porque "mientras en los últimos años se han implementado varias políticas tendientes a restringir el consumo de tabaco, como prohibir fumar en lugares cerrados o aumentar impuestos, en el caso de la marihuana hay mayor permisividad. Sin ir más lejos, se está buscando despenalizar el consumo sin atender que la marihuana genera deterioro intelectual o que puede producir cáncer igual que el tabaco".

El ex secretario de Estado agrega que "es mucho más fácil atacar públicamente al tabaco, no así la marihuana. Y hay que pensar que esto no solo se hace a través de las leyes sino también comunicacionalmente. Si aparecen grupos diciendo que la marihuana es buena, o se aprueba la venta de un medicamento de cannabis, se están dando señales".

"Al tabaco se le restringe y la marihuana se toma de manera más liviana", coincide Cavada.

Otro aspecto que se abordó en el estudio es qué tanto riesgo de consumir marihuana tiene una persona que deja de consumir tabaco. Pero los resultados mostraron que el 37% de los fumadores consume marihuana, más que el 24% de los ex fumadores la ingiere.

Publicado en: 
El Mercurio por Nadia Cabello