Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

29 de Agosto de 2016

Temática

Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com 
Foto: Bajo licencia Creative Commons / www.ntn24.com 

Con resultados inquietantes, el jueves pasado se dio a conocer un estudio del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas (Senda) realizado en establecimientos educacionales de la comuna de Las Condes, el cual detectó un aumento en el consumo temprano de marihuana en escolares. Mientras en octavo básico dos de cada 10 alumnos presentan consumo experimental (fuman marihuana de una a tres veces al año), en segundo medio esta cifra se incrementa a cuatro de cada 10 alumnos que lo hacen los fines de semana. En colegios particulares subvencionados y particulares pagados, por tener mayor facilidad de acceso a la oferta, estas cifras se acrecientan en un 5 por ciento.

Lamentablemente, esta noticia no es nueva. La encuesta nacional del Senda de 2015 arrojaba un alarmante crecimiento de más de cuatro puntos porcentuales en el consumo de esta droga, siendo la población adolescente la que experimentaba la mayor alza: de 6 a 13 por ciento en dos años. La clave del aumento la constata el estudio del Senda en Las Condes: tres de cada 10 alumnos de primero medio consideran que el uso experimental de esta droga no es dañino. Esta baja percepción de riesgo, favorecida por la creciente licitud social hacia esta sustancia, siempre bajo el errado supuesto de que los efectos sobre el organismo son inocuos, explica en gran parte este consumo temprano. Si a ello se agrega la necesidad de validación entre pares que con tanta urgencia experimentan los adolescentes, las condiciones para semejante proliferación parecen dadas.

En un inédito pronunciamiento de las principales sociedades médicas científicas de Chile y el Colegio Médico, el año pasado se alertó a la autoridad política de los efectos dañinos que tiene el consumo de marihuana, especialmente en niños y jóvenes. Basándose en sus experiencias y en estudios de entidades nacionales y extranjeras, los médicos chilenos indicaron que nuestro país tiene la mayor tasa mundial de consumo de marihuana en escolares, subrayando enseguida los daños que esta droga causa en las funciones cerebrales, especialmente aquellas relacionadas con el aprendizaje y la motivación, razón por la cual se convierte en causante de fracaso y deserción escolar que afectan especialmente a sectores vulnerables.

Dada esta situación, cabe preguntarse si como sociedad -incluyendo el a veces frívolo debate sobre la legalización de la marihuana- se está dando a la juventud el mensaje correcto. Es perentorio actuar con responsabilidad y previsión. Las amargas consecuencias sobre la salud y el bienestar de los jóvenes lo reclaman.

Publicado en: 
El Mercurio