Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

06 de Agosto de 2015

Temática

Foto: El Mercurio
Foto: El Mercurio

El análisis muestra que las bebidas azucaradas se consumen más en América; los jugos de fruta, en Oceanía; y la leche, en el norte de Europa. Por edades, los adultos más jóvenes suelen tomar más gaseosas, mientras que a mayor edad aumenta la ingesta de leche. 

Un estudio que analiza el consumo de bebidas azucaradas, jugos de frutas y leche en 187 países muestra que hay grandes variaciones por región y edad, aunque las diferencias por sexo son menores. Según el análisis que realizaron expertos de la Tufts University, en EE.UU., el consumo de estos tres tipos de bebidas tiene sus niveles más bajos en Asia, mientras que el de gaseosas es alto en regiones como el Caribe y América Latina.

El análisis, publicado ayer en la revista PLOS ONE, también muestra que son los europeos quienes más ingieren leche o productos lácteos, en tanto que australianos y neozelandeses son los más fanáticos de los jugos de fruta.

"Nuestro análisis pone de relieve la enorme disparidad de bebidas que se consumen en todo el mundo, tanto por edad como por sexo", explica Gitanjali Singh, académico de la Escuela Friedman de Nutrición y Ciencias Políticas, y autor principal del trabajo.

Para lograr estos datos, Singh y sus colegas evaluaron los datos de 195 encuestas dietéticas, así como la disponibilidad de estos alimentos en 187 países entre los años 1990 y 2010. Además, analizaron la media de los niveles de consumo de bebidas azucaradas, jugos y leches entre hombres y mujeres mayores de 20 años.

Factor geográfico

Las bebidas azucaradas, los jugos de fruta y la leche, son componentes de la dieta que, para bien o para mal, tienen efectos sobre la salud humana.

Las primeras han sido asociadas con el aumento de peso, diabetes y caries; el consumo moderado de jugos puede ser una importante fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes; mientras que la leche aporta vitamina D, calcio y calorías, sobre todo en niños y adultos mayores.

Según el estudio, a nivel mundial, el consumo de bebidas azucaradas es mayor entre los hombres de 20 a 39 años, especialmente los ciudadanos del Caribe y América Central y, en menor medida, los asiáticos. Las mujeres mayores de 60 años son las que menos ingieren este tipo de bebidas.

Chile se ubica en un nivel de alto consumo. Según la Encuesta Nacional de Consumo de Alimentos, el 81,2% de la población dice ingerir bebidas y jugos azucarados, como cuenta Karen Basfi-Fer, del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Eso, según un análisis de Euromonitor Internacional, ubica al país en el tercer lugar a nivel mundial en el consumo de bebidas carbonatadas, con 141 litros per cápita al año.

Como advierte la nutricionista, esta realidad implica que se supere con creces la recomendación de la OMS de no ingerir más de 10% de calorías a partir de azúcares libres al día. "Lo ideal es que la cifra sea inferior al 5%".

Esta es una de las razones que explican la epidemia de obesidad en gran parte del mundo occidental.

En cuanto al consumo de jugos de fruta, las mujeres de 20 a 39 años son quienes más los beben, sobre todo en países de ingresos altos; mientras que la leche fue más consumida en Suecia, Islandia y Finlandia entre las mujeres mayores de 60 años y los hombres de 20 a 39 años.

"La mayor parte de los estudios muestran que quienes consumen lácteos tienden a tener un efecto favorable en su peso corporal, una presión arterial más baja, una glicemia normal y, por tanto, menos riesgo de diabetes o problemas cardiovasculares", precisa el doctor Gonzalo Ruiz-Esquide, nutriólogo de la Clínica Santa María.

El experto agrega que la ingesta de jugos de fruta también debe ser moderada. "El jugo tiene toda el azúcar de la fruta exprimida. Por eso es mejor comerse la fruta que tomarla exprimida, ya que también se pierde la mayor parte de la fibra".

Para los autores del estudio, "la ubicación geográfica ha sido el factor que más influye en los niveles de consumo de estas bebidas".

Así, por ejemplo, el consumo de estos tres productos es menor en Asia quizás por la importancia sociocultural del consumo de té, así como de bebidas en base a soya. Además, allí suele haber una mayor prevalencia de intolerancia a la lactosa.

Por ello, "con estos datos, podemos empezar a mejorar las políticas e intervenciones asociadas con la nutrición y que promuevan, por ejemplo, el consumo de bebidas bajas en azúcar en determinados países".

330 cc de lácteos al día consumen los chilenos, la mitad de lo recomendado por las guías alimentarias, según la Encuesta Nacional de Consumo de Alimentos (ENCA).

141 litros de bebidas gaseosas ingiere al año una persona en Chile. Eso ubica al país en el tercer puesto a nivel mundial en consumo de estas bebidas, después de EE.UU. y de Argentina.

0,5 porciones (1 porción son 250 cc aprox.) diarias de bebidas gaseosas fue el consumo promedio por persona a nivel mundial en 2010. Para los jugos de fruta, la cifra fue de 0,16, y 0,57 para la leche.

60 y más años tienen los principales consumidores de leche en el mundo, en especial de sexo femenino. Los hombres de 20 a 39 años son quienes más ingieren bebidas azucaradas.

Publicado en: 
El Mercurio por C. González