Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

11 de Marzo de 2016

Temática

Al son de una melodía de Ricky Martin, los cerca de 25 alumnos de entre 60 y 90 años se distribuyen en la sala para comenzar una nueva clase de baile en el centro Vitamayor (Municipalidad de Vitacura). Aplauden, tararean la canción y se mueven de un lado a otro siguiendo los pasos de la profesora.

"Acá bailamos de todo: cha cha chá, rock and roll y cueca. Así nos mantenemos más ágiles", cuenta Tatiana Reciné, quien asiste a este curso desde hace seis años. "Te energiza, botas tensiones, e incluso kilos: en tres años he bajado 12. Yo tengo 85 años, pero me siento de 15", dice, radiante.

No es la única. Un estudio de la Universidad de Illinois, en Chicago, reveló que los adultos mayores sedentarios que bailan dos veces a la semana mejoran notoriamente su capacidad física, moviéndose más rápido y de manera más ágil que aquellos que no lo hacen.

"Y no solo eso, pues también los ayuda a socializar y mejorar su capacidad cognitiva", advierte David Márquez, coautor de la investigación y profesor del departamento de kinesiología y nutrición de esa universidad.

"Claro que los favorece", enfatiza Carlos García, geriatra de Clínica Las Condes. "Si esto se vuelve un hábito, mejora la capacidad física, disminuye la grasa abdominal, mejoran los parámetros metabólicos y la calidad de los huesos, reduciendo el riesgo de osteoporosis", añade el experto.

Los beneficios no son solo físicos, como señala Márquez. Según García, hacer actividad física mejora el ánimo, disminuye las posibilidades de tener depresión y la velocidad del deterioro cognitivo. "La música hace que vayan con más ganas y el compartir con sus pares es importante para ellos. Intercambian ideas, recuerdos y ejercitan su memoria".

Por lo mismo, el ambiente que se genera entre los bailarines es lo que más le gusta a Luis Palma (76), quien asiste a clases una vez por semana. "Es todo muy simpático, todos se conocen y se ven muy contentos. Nos sacan el jugo, eso sí; es un buen ejercicio. A mí me cuesta seguir a la profesora, que se mueve bien rápido".

Por: Andrea Manuschevich, El Mercurio

Foto: Sergio López / El Mercurio

Publicado en: 
El Mercurio