Imagen de Cecilia Morel
Escrito por: Cecilia Morel
Presidenta Fundación Chile Vive Sano

Publicado el

04 de Marzo de 2015

Vota aquí

1
Promedio: 1 (1 vote)

Quisiera destacar el gran aporte del programa “¿Qué comes?” que transmitió este lunes TVN. En el primero de sus diez capítulos pudimos observar cómo se alimentan los niños chilenos en los jardines infantiles, colegios y en sus propios hogares, revelando de una manera atractiva y muy clara un problema sobre el cual aún no tomamos conciencia: la salud de nuestros menores está en peligro.

La obesidad infantil, que según la Junaeb afecta a uno de cada cuatro alumnos de primero básico, es una amenaza para la salud y calidad de vida de nuestros niños y su futuro. 

En este sentido, el rol de los profesores y padres en la educación nutricional de los menores es fundamental e intransferible, ya que ambos son los principales agentes que intervienen en la formación de sus hábitos. Incentivar una alimentación sana y la práctica de actividad física  contribuirá al desarrollo de una buena salud física y mental, a la adquisición de habilidades sociales y al proceso de enseñanza-aprendizaje, mejorando el rendimiento y la continuidad académica de los estudiantes.

Revertir los alarmantes indicadores de salud de la población chilena es una tarea de todos: del Estado, empresas, organizaciones sin fines de lucro, establecimientos educacionales, familias y de los medios de comunicación masiva. Por eso, programas como “¿Qué comes?” son valorables en el desafío país de generar conciencia y construir una cultura de vida sana en Chile.

Publicado en: 
La Tercera