Imagen de Cecilia Morel
Escrito por: Cecilia Morel
Presidenta Fundación Chile Vive Sano

Temática

Publicado el

19 de Julio de 2015

Vota aquí

3
Promedio: 3 (1 vote)

Además de las ya conocidas tasas de sobrepeso y sedentarismo en los chilenos, permanentemente nos remecemos con resultados de nuevos estudios. Un análisis de la Federación Internacional de Diabetes estimó recientemente la prevalencia de esta enfermedad en un 12,32% en mayores de 20 años, es decir, un millón 700 mil chilenos padecen diabetes, mal cuyos principales factores de riesgos son la obesidad y la falta de actividad física. Si a esto le sumamos las bajas tasas de natalidad y el aumento en la esperanza de vida, pareciera que nos acercamos a una tormenta perfecta que, más temprano que tarde, pondrá en jaque el bienestar de nuestro país.

El futuro es preocupante, por eso debemos actuar. Hace cuatro años emprendimos el desafío de transitar hacia una nueva era, en la cual predomine la alimentación saludable, la práctica de actividad física, el contacto con la naturaleza y la vida en familia. La invitación fue a construir, entre todos, una cultura de vida sana en Chile.

El llamado ha tenido una gran acogida. Los espacios públicos han renacido, las ciclovías se han multiplicado y abundan las personas trotando por parques y plazas. Asimismo, la bicicleta se ha posicionado como medio de transporte e, incluso, hemos incorporado nuevos entornos para hacer deporte al aire libre, como los cerros que nos acompañan a lo largo de nuestra geografía. Nos enorgullece sentir que la siembra empieza a dar frutos, no obstante falta mucho. Esto es un reto que recién comienza.

Hoy, a través de la Fundación Chile Vive Sano, continuamos contribuyendo, desde el mundo privado, a la creación de una cultura en la cual los chilenos actúen de manera responsable respecto de su salud. A través de intervenciones educativas en colegios y escuelas, estamos apostando por las próximas generaciones mediante la promoción de hábitos saludables en los niños, porque sabemos que ellos son los más permeables a nuestros mensajes y, a su vez, los mejores transmisores de éstos a sus padres y familias.

En nuestro primer aniversario como fundación, los convocamos a asumir la responsabilidad de cuidar nuestro propio cuerpo a través de la alimentación y el ejercicio físico, sin fanatismos ni ideologismos, sólo mediante nuestras elecciones, voluntad y  perseverancia. Porque cuando hablamos de nuestra salud, no hay mejor médico que uno mismo y, en este caso, prevenir siempre va a ser mejor que curar.