Escrito por: Cecilia Morel
Presidenta Fundación Chile Vive Sano

Temática

Publicado el

27 de Noviembre de 2017

Vota aquí

Sin votos (todavía)

Con preocupación recibimos hace unos días los resultados de la última Encuesta Nacional de Salud (ENS), donde el número de chilenos con obesidad y obesidad mórbida sube en más de un 9%, alcanzando un  alarmante 34,4% de la población. No en vano, la ONU ha definido esta epidemia mundial como uno de los grandes flagelos del siglo XXI.

Por este motivo, entre el 2011 y marzo de 2014 trabajamos arduamente para promover una cultura de vida sana en la población chilena a lo largo de todo el ciclo vital. Así nació Elige Vivir Sano, política que logró estar presente no solo en la agenda pública, sino que caló hondo en el corazón de muchas familias chilenas, que fueron tomando conciencia de las consecuencias que implicaba no prevenir o modificar ciertos hábitos y conductas.

Con más de 1000 actividades a lo largo de todo el país, plazas activas, corridas, cicletadas, campañas de marketing social, capacitaciones, más horas de clases de educación física en los colegios y el cambio curricular de las mismas, solo por nombrar algunas iniciativas, dimos el primer paso, integrando a distintos actores de la sociedad en la promoción de una alimentación saludable, la práctica de actividad física, la vida en familia y el contacto con la naturaleza entre los chilenos. Es más, un 92% de nuestros compatriotas esperaban que este esfuerzo continuara independiente del gobierno de turno.

Desde un comienzo señalamos que este desafío requería de un cambio cultural y que lograrlo tomaría tiempo y mucho trabajo, pero lamentablemente hemos perdido cuatro años de impulso decisivo y voluntad política para seguir en alto con esta lucha. Por eso, en el programa de gobierno “Construyamos Tiempos Mejores para Chile” de Sebastián Piñera, la revitalización y el fortalecimiento de Elige Vivir Sano será una prioridad para combatir la obesidad y sedentarismo en nuestros niños, jóvenes, adultos y personas mayores. La salud de las familias chilenas no puede seguir esperando, por lo que no podemos permitirnos bajar los brazos en este anhelo de construir una cultura de vida sana en Chile.

Cecilia Morel Montes