Imagen de Cecilia Morel
Escrito por: Cecilia Morel
Presidenta Fundación Chile Vive Sano

Temática

Publicado el

27 de Mayo de 2014

Vota aquí

Sin votos (todavía)

Hoy en Chile nos enfrentamos a una preocupante realidad, un país donde predominan  altas tasas de tabaquismo, obesidad, sedentarismo y consumo nocivo de alcohol, todos ellos factores comunes de riesgo de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la enfermedad renal, principales causas de morbilidad y mortalidad de nuestro país.

De no prevenirse estas enfermedades, nos convertiremos en una nación donde a lo menos 1 de cada 3 chilenos tendrá una mala calidad de vida, verá disminuir sus capacidades, con el consecuente impacto en su vida laboral, familiar y económica. Actualmente las ECNT representan casi un 80% de la carga de salud pública en Chile y a nivel mundial son responsables de más del 60% de las muertes, 80% de las cuales ocurren en países de bajos y medianos ingresos. Tanto así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) las declaró la epidemia del siglo XXI.

Existe una serie de ideas en las personas que se activan casi automáticamente cuando hablamos de salud, algunas verdaderas, otras erróneas. Entre estas últimas, la más generalizada es asociarla a enfermedad, y consecuentemente a médicos, tratamientos y hospitales. Lamentablemente, son muy pocas las personas que relacionan la salud con los hábitos y estilos de vida, y mucho menos aún aquellas que tienen conciencia que la salud depende en gran parte de sí mismas, de sus opciones y conductas de vida cotidianas. En definitiva, salud hoy en día, más que nunca antes en la historia, implica prevenir.

Es importante tener presente que cuando nos referimos a la salud, estamos hablando de un área que trasciende con creces el significado de la palabra. Se trata de un concepto integral que afecta todos los planos de nuestra vida personal, familiar, laboral, económica y comunitaria. Es por ello que vivir sano es bienestar, es calidad de vida, es felicidad. Un jefe o jefa de hogar que muere precozmente o se invalida por causa de una enfermedad crónica no transmisible, implica empobrecimiento y aumento de las dificultades en la vida diaria del resto de la familia, impactando asimismo el progreso de la sociedad.

Estamos frente a un problema país, de carácter urgente, que afecta transversalmente a la sociedad, pero con mayor fuerza a los sectores más vulnerables y a las mujeres. Desde este número la revista Ventanal de la Fundación Futuro, aumentará en cuatro páginas su edición para invitarlos a ustedes, los profesores, a unir fuerzas y generar alianzas en la formación de hábitos de vida sana en los niños y jóvenes chilenos. Esperamos poder contribuir con información que les enriquezca su valiosa labor, y ¡cómo no! recibir sus propuestas, experiencia y sabiduría al respecto a nuestro correo contacto@chilevivesano.cl.