Imagen de Pedro Prieto Hontoria
Escrito por: Pedro Prieto Hontoria
Nutricionista-Dietista e Ingeniero en Alimentos

Temática

Publicado el

17 de Septiembre de 2014

Vota aquí

5
Promedio: 5 (1 vote)
Fotografía:  www.plataformaurbana.cl
Fotografía: www.plataformaurbana.cl

Estos días de Fiestas Patrias son sinónimo de muchas de cosas: viajes, descanso, cueca y fondas. Pero, principalmente, disfrutar en familia de un buen asado, choripanes, empanadas, mote con huesillos, lo cual puede provocar un balance positivo de energía consumida respecto a la gastada y conllevar un aumento de peso que después es difícil de perder. La idea es llevar una vida saludable que combine la alimentación variada y equilibrada con la práctica de actividad física, y ello no está en contraposición con disfrutar de unas Fiestas Patrias con un buen asado.

Cuando llegue a la celebración debe elegir los alimentos que más le gusten sin dejar a un lado unos correctos hábitos nutricionales, como puede ser evitar el abuso de sal, bebidas alcohólicas o carbonatadas y con mucho azúcar, retirar la grasa visible de las carnes entre otros.

El almuerzo puede comenzar con un aperitivo saludable como son unas varitas de zanahoria, apio, con la salsa de yogurt con eneldo o pepino. Por otro lado, puede elegir sopaipillas al horno, que contienen menos grasa, o un poquito de pan con pebre, que es una opción más saludable.

No está prohibido el comer choripán, asado, empanadas, sopaipillas pero sí es recomendable realizarlo con moderación y, en el caso del asado, preferir acompañamientos como la ensalada chilenas, lechuga con cebollín, apio o un poco de arroz.

Un asado no tiene porqué ser solo de carne roja, puede preferir carnes blancas con un menor aporte de grasas saturadas como el pavo o el pollo (sin piel) y, además, puede incluir un sabroso pescado a la parrilla o en papillote (envuelto en papel de aluminio con unas verduras como cebolla, zapallo y pimiento). Otra opción saludable es preparar unas brochetas de verduras con cebolla, champiñón, zapallo italiano y pimiento y hacerlas a la parrilla con muy poca sal y acompañen a un trocito de carne. También, papas asadas en el carbón solo cubiertas con papel de aluminio.

También es importante evitar la mayonesa, salsas preparadas y mucho pebre. Puede reemplazar la mayonesa por un yogurt natural con pepino rayado (también puede incluir ciboullete o eneldo) o mostaza natural con pepinillos.

La forma de cocinar el asado puede transformar un alimento sano en uno nocivo para la salud. Así, quemar un trozo de carne demasiado no sólo altera su sabor inicial, sino que desprende sustancias nocivas y carcinógenas que, consumidas en exceso y de forma frecuente, resultan dañinas. Además, debemos de tener cuidado con el humo que surge al caer la grasa al fuego, ya que puede llevar sustancias nocivas como los benzopirenos y nitrosaminas.

La gastronomía chilena incluye numerosas y deliciosas alternativas dignas de un gran chef como pueden ser el ajiaco (ideal para aprovechar carne que sobre de algún asado) o el pastel de choclo. Asimismo, podemos tomar platos de otras ricas gastronomías como el ceviche.

En la “dieta dieciochera” es importante evitar los atracones de comida y distribuir las comidas a lo largo del día, dejando un tiempo prudente de digestión entre cada una de ellas junto con una masticación correcta de la comida y evitando el abuso de carnes ricas en grasas (costillar) y las bebidas alcohólicas. Se puede acompañar el asado con un vasito pequeño de vino tinto, el cual es una buena fuente de polifenoles, antioxidantes (resveratrol), pero nunca abuse de esta bebida alcohólica, como todas ellas aportan 7 kcal/gramo, casi comparable a las 9 kcal/gramo de la grasa.

Si va a comer un asado, es recomendable que las empanadas previas sean vegetarianas (choclo y albahaca) y mejor al horno que fritas, puede eliminar el queso para evitar un mayor aporte de grasa.

Llegamos a la deseada hora del postre, donde no va a faltar el mote con huesillos, pero no le añada mucho azúcar o prefiera endulzante, e idealmente prefiera fruta fresca como la manzana, naranja, mandarina, pera o compota asada y jaleas dietéticas. Los pastelitos chilenos son una opción muy calórica, es por ello que debe comerlos con moderación si esa es su elección. Si por último, decide tomar un merengue prefiera los endulzados con edulcorantes como la stevia u otros edulcorantes naturales.

Por último, es importante destaca que los excesos de estas fiestas pueden traer unos kilos extra de más y molestias digestivas como las náuseas, “pesadez de estómago”, flatulencia, distensión abdominal, retardo del vaciamiento gástrico, acidez estomacal. Por eso, debemos cuidar nuestra alimentación para tener un 18 con una gran alegría en nuestro cuerpo y entorno.

 

¡Felices Fiestas Patrias!